La cúpula de la dictadura no confía en las promesas del líder supremo de diseñar su propia vacuna

La desesperación de los amigos de Kim Jong-un para hacerse con la vacuna contra el COVID-19

Los funcionarios y jerarcas del partido único mueven sus millones de dólares en el extranjero para asegurarse el suministro personal

La desesperación de los amigos de Kim Jong-un para hacerse con la vacuna contra el COVID-19
Kim Jong-un PD

La elite gobernante de Corea del Norte está inquieta por hacerse con una vacuna útil contra el coronavirus.

Los amigos y empresarios cercanos al dictador Kim Jong-un se muestran desesperados por ser los primeros en conseguir alguna de las vacunas contra el coronavirus Sars-CoV-2 que están en pleno desarrollo.

En plena pandemia, Pyongyang no muestra estadísticas confiables sobre la lucha que hace frente al COVID-19. Sin embargo, un minúsculo grupo mueve sus influencias extranjeras para asegurarse el suministro propio y familiar.

Así lo reveló una investigación del diario Daily NK, basado en Seúl, Corea del Sur, que dice que a pesar de que la autocracia asegura estar cerca del desarrollo de una vacuna, los jerarcas del régimen están desesperados.

“Si bien Corea del Norte afirma que está cerca de un avance en el desarrollo de una vacuna para COVID-19, la élite de Pyongyang está tomando medidas preliminares para que amigos extranjeros compren vacunas en su nombre una vez que se desarrolle una”, señala el periódico online.

“Un número creciente de funcionarios de alto nivel y aquellos de la clase empresarial han estado ofreciendo dólares a quienes conocen en el extranjero para comprar una vacuna extranjera tan pronto como se desarrolle, independientemente de cuánto cuesta”, dijo una fuente reservada.

“Los comerciantes chinos han sido inundados con consultas de Pyongyang y las regiones fronterizas sobre si se ha desarrollado una vacuna”, agregó el informante.

Según explicó el diario, existe una extendida creencia entre la elite norcoreana de que la vacuna de su país nunca funcionará.

Las sospechas tienen una base lógica. La mayoría de la población no tiene acceso a las medicinas más básicas, ¿por qué serían pioneros en el desarrollo de la cura contra el coronavirus? Es llamativa la preocupación de los allegados al régimen.

El gobierno de Kim Jong-un asegura que en su territorio no hay ningún caso.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído