Francia, Rusia y Estados Unidos insisten en que deben acabar de inmediato los ataques bélicos

Canadá deja de vender armas a Turquía por participar en el conflicto en Nagorno-Karabaj

El ministro de Relaciones Exteriores manifestó que se inició una investigación tras las denuncia sobre “la utilización de tecnologías canadienses en el conflicto militar" que enfrenta a Armenia y Azerbaiyán

Canadá deja de vender armas a Turquía por participar en el conflicto en Nagorno-Karabaj
François-Philippe Champagne. PD

Canadá cerró el grifo militar a Turquía.

La nación norteamericana anunció la suspensión de la exportación de armas a Turquía durante una investigación sobre el posible desvío de material militar canadiense a Azerbaiyán, en el marco del conflicto en Nagorno-Karabaj.

“En respeto al riguroso régimen de control de exportaciones de Canadá y debido a las continuas hostilidades, suspendí las licencias pertinentes a Turquía para evaluar mejor la situación”, manifestó el ministro de Relaciones Exteriores canadiense, François-Philippe Champagne.

Recordó, además, haber ordenado investigar denuncias sobre “la utilización de tecnologías canadienses en el conflicto militar de Nagorno-Karabaj”.

Medios locales indicaron que Canadá entregó en mayo permisos a la sociedad canadiense L3Harris Wescam para exportar sistemas de imágenes y objetivos a un fabricante turco de drones.

Ese material está ahora en el centro de las acusaciones contra Azerbaiyán, al que se le atribuye utilizar drones fabricados por la empresa turca Baykar en las hostilidades con Armenia por Nagorno-Karabaj.

Poblada mayormente por armenios, esa región se separó de Azerbaiyán tras lo cual se desató una guerra (1988-1994) que dejó unos 30.000 muertos. Azerbaiyán demanda desde entonces la retirada de los armenios de la región.

El año pasado Ottawa suspendió sus exportaciones a Turquía, esencialmente material militar, tras una incursión armada de Ankara en el norte de Siria para combatir a los rebeldes kurdos.

No obstante, en mayo Canadá reanudó sus ventas a los turcos.

“Pedimos que inmediatamente se tomen medidas para estabilizar la situación en el terreno y reiteramos que nada puede reemplazar una solución pacífica y negociada de ese conflicto” entre Armenia y Azerbaiyán, indicó Champagne.

Por su parte, Francia, Rusia y Estados Unidos, miembros del llamado Grupo de Minsk, consideraron este lunes que los ataques contra civiles en Nagorno Karabaj, donde se enfrentan fuerzas separatistas armenias y el ejército azerbaiyano, son una “amenaza inaceptable para la estabilidad de la región”.

Los “ataques contra instalaciones civiles” y su “carácter desproporcionado” constituyen “una amenaza inaceptable para la estabilidad de la región”, advirtieron los ministros de Asuntos Exteriores de los tres países que forman ese grupo mediador en el conflicto.

Mike Pompeo (Estados Unidos), Jean-Yves Le Drian (Francia) y Serguéi Lavrov “condenan con la mayor firmeza la escalada de violencia inédita y peligrosa ocurrida en y por fuera de la zona de conflicto de Alto Karabaj”, subrayó la nota.

Piden de nuevo un “cese el fuego inmediato y sin condición” y exhortan a Bakú y Ereván a “comprometerse desde ahora a reanudar el proceso de negociación apoyándose en los principios fundamentales aplicables y sobre los textos internacionales pertinentes bien conocidos de ambas partes”.

Paralelamente, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, llamó a un cese el fuego “inmediato” en Nagorno Karabaj, durante una conversación telefónica con el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinian. “Vladimir Putin insistió de nuevo en la necesidad de un cese inmediato de las operaciones de combate”, anunció el Kremlin en un comunicado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído