Homenaje póstumo al KGB

Valdimir Putin acuña una moneda en homenaje a los espías rusos

Se han acuñado 3.000 piezas

Valdimir Putin acuña una moneda en homenaje a los espías rusos

Ordenes directas de Vladimir Putin

El Banco de Rusia ha puesto en circulación una moneda conmemorativa del primer centenario de los servicios rusos de «inteligencia ilegal», aquellos desempeñados de manera encubierta y en secreto por activos infiltrados.

La moneda de plata y un valor nominal de 3 rublos representa en el anverso una imagen en relieve del emblema estatal de la Federación Rusa, un águila bicéfala, con las inscripciones: «Federación de Rusia», «Banco de Rusia» y «3 rublos».

En el reverso, la moneda muestra una imagen en relieve de la composición escultórica en honor a los oficiales de inteligencia rusos con el lema «Patria, Valor, Honor» sobre el fondo de la imagen de la entrada principal a la sede del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia.

Alrededor de la circunferencia de la moneda se aprecian las inscripciones en relieve: «Sin derecho a la gloria por la gloria del Estado», «100 años», «SVR Rusia», separados por imágenes de un pequeño emblema de inteligencia ilegal y una rama de laurel.

El Banco de Rusia recuerda que la moneda emitida, de la que se han acuñado 3.000 piezas, es un medio legal de pago en efectivo en el territorio de la Federación Rusa y debe aceptarse por su valor nominal en todos los tipos de pagos sin restricciones.

GRANDES ESPIAS CONTEMPORANEOS

  • 1. Ethel y Julius Rosenberg.
    Pertenecían a las Juventudes Comunistas Estadounidenses (Young Communist League) y se convirtieron en los primeros civiles en ser ejecutados por espionaje en la historia de Estados Unidos. En 1950, el matrimonio fue acusado ​​por el FBI de filtrar secretos nucleares a la Unión Soviética. Fueron declarados culpables en un juicio que, a día de hoy todavía se considera de dudoso veredicto. La noticia de que ciudadanos norteamericanos podrían estar informando a los soviéticos ayudó a alimentar el miedo al comunismo en el país.  A pesar de las dudas, la pareja fue ejecutada en Nueva York el 19 de junio de 1953.Años después, el hermano de Ethel, que pasó 10 años por colaboración, manifestó haber acusado falsamente a su hermana y cuñado bajo las amenazas del FBI. Aunque en las memorias de Nikita Jruschov, publicadas póstumamente en 1990, el ex primer ministro soviético alaba al matrimonio Rosenberg por su «muy significativa ayuda en acelerar la producción de nuestra bomba atómica». Investigaciones posteriores concluyeron en que únicamente Julius Rosenberg había pasado algún tipo de información a los agentes soviéticos, no así su esposa.
  • 2. Elizabeth Bentley
    Tras haber estudiado en Italia en los años 30, se unió a los movimientos antifascistas de la universidad de Florencia. De vuelta, hacia 1935, se afilió al Partido Comunista de los Estados Unidos, para el cual trabajaba informado sobre fascistas italianos afincados en la ciudad de Nueva York, mediante un empleo en las oficinas del partido fascista en dicha ciudad. La información era enviada a Moscú por las redes de agentes secretos, cosa que ella desconocía. Tras continuar durante años enviando información y tejiendo redes de espionaje contra enemigos del comunismo en territorio estadounidense, en 1945, Bentley acudió al FBI y denunció a cerca de 150 personas incluyendo a 37 empleados federales. Al parecer había tenido problemas con varios agentes además de relaciones amorosas frustradas.
  • 3. Rudolf Ivanovich Abel
    Fue uno de los agentes más exitosos de la URSS en los Estados Unidos. El 10 de febrero de 1962, lo intercambiaron en el puente Glienicke en la frontera de Potsdam ( RDA ) por el piloto estadounidense —y espía de la CIA— capitán Francis Powers. Estuvo involucrado, entre otras cosas, en varias filtraciones de secretos nucleares estadounidenses a la Unión Soviética. Es uno de los personaje clave del drama histórico de Steven Spielberg, «El puente de los espías», de 2015. Abel es interpretado por el actor Mark Rylance.
  • 4. Kim Philby
    En 1941, Philby, hijo de un diplomático británico, se unió al MI6, a pesar de que estaba trabajando para la inteligencia soviética desde 1933. El MI6 se dio cuenta de que era un agente doble en 1963,  tras 20 años de servicio en sus filas en los que alcanzó los más altos rangos del servicio británico. En tantos años pudo entregar muchísima información de alto secreto. Philby logró escapar a Moscú, donde vivió sus últimos años como héroe de la Unión Soviética. Murió en 1988.
  • 5. Anthony Blunt
    Importante historiador del arte británico, fue responsable de la pinacoteca real inglesa, con Jorge VI e Isabel II. Como parte del infame grupo de espías británicos conocidos como «The Cambridge Five» (del cual Kim Philby también era miembro), Blunt entregó valiosísima información a los soviéticos durante la Segunda Guerra Mundial mientras trabajaba para el MI5. Existen numerosas versiones de cómo Blunt fue reclutado para el NKVD. Como miembro de Cambridge, Blunt había visitado la Unión Soviética en 1933 y posiblemente fue contratado en 1934. Una de sus principales funciones era la de captar «talentos» entre los alumnos más destacados de las universidades inglesas (especialmente del Trinity College). En 1964, tras la presión de numerosos amigos y antiguos compañeros que conocían su doble vida, confesó haber trabajado para los soviéticos, confesión que se mantuvo como secreto de estado hasta 1979, cuando la primera ministra Margaret Thatcher lo denunció públicamente y la reina Isabel II le retiró su título de Lord.
  • 6. Morris y Lona Cohen
    Ambos cónyuges nacieron en los Estados Unidos. Tras ser reclutados en 1942, dirigieron una red que incluía ingenieros y técnicos en municiones además de obtener información de varias plantas de aviación en el estado de Nueva York. Lona (activista del Partido Comunista de EE. UU) trabajó durante la Segunda Guerra Mundial como empleada de una fábrica de armamento de la que sacó varios modelos de ametralladoras y Morris, que había luchado como voluntario extranjero en la Guerra Civil Española (en el Batallón de Mackenzie – Papineau), combatió en Europa junto al Ejército Estadounidense. Al finalizar la guerra establecieron su red en territorio estadounidense, pero pocos años después (hacia 1948) cuando parecía que su labor de espionaje estaba comprometida, se mudaron a Inglaterra en donde establecieron una nueva red con sofisticados aparatos de comunicación por radio. Esta vez, como tapadera, abrieron una librería en Londres bajo las identidades de Helen y Peter Kroger. La pareja fue arrestada en 1961 e intercambiada en 1969 por Gerald Brooke, un ciudadano británico arrestado en la Unión Soviética. Al llegar a la URSS, ambos fueron nombrados Héroes de la Unión Soviética, donde ayudaron a entrenar a más espías.
  • 7. Christopher John Boyce
    Boyce, quien inspiró al best seller de Robert Lindsey (luego llevado al cine) «El juego del halcón», vendía comunicados clasificados a los soviéticos a través de su amigo Andrew Dalton Lee. Boyce fue arrestado en 1977 después de que Lee fuera atrapado frente a la embajada soviética en la Ciudad de México. Después de una fuga en la cárcel en 1980, Boyce se dedicó a robar bancos y planeaba escapar a la Unión Soviética. Fue arrestado nuevamente en 1981. Fue liberado en 2002 y permanece en libertad condicional en la actualidad.
  • 8. Aldrich Ames
    El ex agente de contrainteligencia de la CIA recaudó varios millones de dólares (entre 2 y 5) por vender sus servicios a la KGB. Entre la información vendida se incluían listados con nombres de agentes que espiaban a la Unión Soviética. La información de Ames condujo a la detención y ejecución de, al menos, diez espías de la CIA y la detección o el fracaso de 100 operaciones de inteligencia de la CIA. Fue descubierto debido a sus excesos y a los extraños cambios en su modo de vida, entre otras cosas había adquirido una casa de 540.000$ y una Jaguar de casi 50.000$.
  • 9. Robert Hanssen
    Famoso por formar parte del departamento de contrainteligencia del FBI, como experto en inteligencia, durante 20 años. Hanssen pasaba a los soviéticos una lista de todos los agentes dobles estadounidenses en suelo ruso. Según se dice se vendió a los soviéticos hacia principios de los años 80, tras llevar tres años en el FBI. Hanssen continuó vendiendo secretos incluso después de la caída de la Unión Soviética. Robert Hanssen intentó evitar los encuentros directos con sus clientes, y creó un sistema de buzones dispersos y señales para comunicarse con sus oficiales de enlace de la KGB o enviar material. Mantuvo su identidad en secreto a los rusos en todo momento. No fue hasta el 2001 que el FBI pudo atraparlo en el acto en un lugar de entrega en Virginia. Cuando los agentes lo detuvieron, Hanssen preguntó: «¿Por qué habéis tardado tanto?»
  • 10. Anna Chapman
    Un caso muy actual y poco conocido. Registrada como ciudadana británica –se especula que pudo haber trabajo para el MI6– y residente en los Estados Unidos. Formaba parte de una red de espionaje rusa de 11 personas, Chapman regularmente contaba secretos a un funcionario del gobierno ruso y fue detenida en 2010 en una operación encubierta del FBI. Chapman se declaró culpable de actuar como agente de un gobierno extranjero. Ella y los otros rusos fueron deportados el 8 de julio de 2010, como parte del intercambio de prisioneros entre Rusia y Estados Unidos de 2010. El primer ministro ruso, Vladimir Putin, declararía que la captura de los agentes rusos había sido el resultado de una traición de un agente desertor, al que llamó «cerdo» y «animal», que destapó a los agentes de los servicios especiales rusos, según el propio Putin: «personas que habían depositado sus vidas en el altar de la Patria» Desde su regreso a Rusia, Chapman ha trabajado en varios campos, incluso para el gobierno como jefe de un consejo juvenil, modelo de pasarela en desfiles de moda rusos o como directora de una serie de televisión.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído