La ONU dedica la mayor asistencia humanitaria a este país

5.400 mujeres han sido violadas este año en El Congo

Naciones Unidas pide que los culpables sean ajusticados

Los ataques nocturnos contra los civiles a manos de elementos armados no identificados, y las violaciones contra las mujeres, siguen siendo generalizadas

Cerca de 5.400 mujeres han sido violadas este año en la provincia de Kivu Sur, en el este de República Democrática del Congo (RDC), según afirmó la portavoz de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Elisabeth Byrs. La portavoz señaló que esta provincia, cercana a Ruanda, es un lugar cada vez más peligroso para los no combatientes, especialmente para las mujeres.

«Los ataques nocturnos contra los civiles a manos de elementos armados no identificados, y las violaciones contra las mujeres, siguen siendo generalizadas»

Bryrs, durante una rueda de prensa en Ginebra:

«El pasado 5 de octubre fueron violadas cinco mujeres por hombres armados presuntamente miembros del Ejército congoleño.»

«Una de las víctimas fue asesinada, mientras que las cuatro supervivientes están siendo tratados en un centro de salud.»

5.387 VIOLACIONES EN SEIS MESES

En la provincia de Kivu Sur se han registrado al menos 5.387 casos de violaciones contra mujeres en los primeros seis meses de 2009, indicó Byrs, quien pidió que se detuvieran estas violaciones y que los acusados se enfrenten a la justicia.

República Democrática del Congo es el país donde la ONU dedica en mayor medida sus operaciones de asistencia. Cientos de miles de civiles en el este del país se han visto obligados a abandonar sus hogares debido al enfrentamiento que se vive en el país entre fuerzas gubernamentales y rebeldes.

Byrs explicó que en la provincia de Kivu Norte, cerca de 110.000 personas, incluidas muchas que habían permanecido en campamentos de la ONU, regresaron a sus zonas de origen en los dos últimos meses. «Sin embargo, se estima que unas 980.000 personas siguen desplazadas y necesitadas de asistencia humanitaria».

Mientras, en la zona occidental de RDC, Byrs explicó que hay miles de congoleños que han sido expulsados de Angola desde mediados de julio, un hecho que provocó que Kinshasa expulsara a más de 20.000 angoleños que había acogido, incluidos refugiados de la guerra civil.

La portavoz de la OCHA:

«Aunque la situación de los congoleños que regresan de Angola no supone una preocupación humanitaria, sí hay preocupación por los angoleños que están siendo expulsados de RDC.»

AUSENCIA DE AGUA POTABLE

Por su parte, el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Andrej Mahecic, afirmó que la falta de agua potable significa que muchos de los que se han congregado para ser deportados han estado bebiendo agua del río, lo que ha provocado diferentes enfermedades. Hay «números significativos» de refugiados angoleños entre los que han sido obligados a regresar a RDC, indicó Mahecic.

Mahecic asegura:

«Algunos de ellos denuncian que han sido reunidos en un lugar y han sido trasladados a la frontera, a pesar de que llevaban documentos que los acreditaban como refugiados», aseguró Mahecic. «Otros dicen que fueron obligados a regresar sin tener una oportunidad para llevarse sus documentos de identificación ni sus pertenencias.» (EP)

 

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído