Unos 32 millones de niños africanos no van a la escuela

Alrededor de 32 millones de niños africanos están sin escolarizar y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) alerta de que los recortes en la ayuda internacional a la educación pueden «desbaratar los esfuerzos» para que los menores de este continente vayan a la escuela.

La Unesco lanzó esta petición ante la cumbre sobre la educación en África, que comenzará en Pretoria (Sudáfrica) el próximo domingo, el mismo día en que España y Holanda disputarán la final del Mundial de Fútbol en este mismo país.

Esta cumbre, convocada a iniciativa del presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, será el punto culminante de la labor que realizan la campaña «1 Gol» y la FIFA para dar mayor prioridad a la crisis de la educación en África, que retrasa el crecimiento económico, la reducción de la pobreza y los progresos en la salud pública.

La cumbre se celebrará en un contexto de «tendencias preocupantes» en la ayuda internacional a la educación, según la Unesco, ya que ésta ha disminuido de 1.720 millones de dólares (más de 1.350 millones de euros) en 2007 a 1.650 millones de dólares (1.300 millones de euros) en 2008.

Además, teniendo en cuenta el incremento de niños escolarizados en primaria, la ayuda por alumno se ha reducido en un 7%.

En este sentido, la Unesco advirtió de que el volumen de la ayuda actual no se corresponde con las promesas formuladas por los donantes en el Foro Mundial sobre la Educación celebrado en Dakar (Senegal) en 2000, entre las cuales figuraba la de no permitir que ningún gobierno seriamente comprometido con la educación para todos fracasara por falta de financiación.

A pesar de algunos progresos, esta agencia de la ONU vaticinó que, si persisten las tendencias actuales, en 2015 todavía habrá 23 millones de niños sin escolarizar en el África subsahariana.

La directora general de la Unesco, Irina Bokova, subrayó que «la educación es el antídoto más potente contra la pobreza en África», por lo que instó a los dirigentes que acudan a la cumbre a » apoyar plenamente la empresa de proporcionar a los niños del continente africano una educación de calidad».

«La organización de la Copa del Mundo en África es una buena muestra de la energía, el espíritu de determinación y las esperanzas que animan a este continente. Hagamos también lo necesario para que este evento deje un legado palpable y duradero en la educación de sus niños», concluyó.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído