España computó 25 millones de lucha contra la pobreza a controlar fronteras en África occidental entre 2004 y 2008

El Gobierno español computó 24,7 millones de euros de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), es decir, a la lucha contra la pobreza, para intereses de control de los flujos migratorios en varios países de África occidental entre 2004 y 2008.

Así lo denunciaron este jueves las ONG Entreculturas y Alboan, que presentaron en una rueda de prensa en Madrid, el informe «Políticas de control migratorio de cooperación al desarrollo entre España y África Occidental durante la ejecución del primer Plan África».

El informe subraya que el Gobierno español destinó 466,7 millones de euros a AOD bilateral entre 2004 y 2008 a países de África occidental, de los cuales 24,7 millones (un 5,2%) están «bajo sospecha» por dedicarse a intereses de la política de migraciones en vez de al desarrollo humano y la lucha contra la pobreza.

Este dinero fue para varios países con los que España mantiene acuerdos marco de cooperación en materia de inmigración: Cabo Verde, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea Bissau, Mali, Mauritania, Níger, Nigeria y Senegal.

El estudio señala que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo fue el que más aportó AOD «bajo sospecha» (18,4 millones), seguido del de Interior (5,6) y el de Asuntos Exteriores y Cooperación (0,7).

Muchos de estos proyectos estuvieron relacionados con la cooperación policial y los más subvencionados fueron el suministro, instalación y puesta en marcha del sistema de control de tráfico marítimo en Cabo Verde (5,9 millones), el suministro para la central eléctrica del puerto mauritano de Nouadhibou (2,9 millones) y un sistema digital de videovigilancia fronteriza en Ghana (2 millones).

Jon Sagastagoitia, coautor del informe y miembro del Área de Acción Política y Redes de Alboan, se preguntó por qué computan como AOD estos proyectos, ya que esta situación «empeora y perjudica la calidad» de la lucha contra la pobreza.

Cristina Manzanedo, de Entreculturas y coordinadora del informe, consideró que �no es ético� registrar como Ayuda Oficial al Desarrollo �como mínimo� los 24,7 millones recogidos en el informe. �La AOD no es un instrumento de política exterior y no debe ser puesta al servicio de otras políticas que tienen otros objetivos legítimos, pero distintos�, apuntó.

Manzanedo recomendó que la política de cooperación española profundice en la coherencia de políticas, que analice su contribución a la lucha contra la pobreza y que las políticas migratorias sean más cuidadosas con el respeto efectivo a los derechos humanos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído