El portavoz de Gadafi niega que Bani Walid se haya entregado a los rebeldes

TUNEZ, 3 (Reuters/EP)

El portavoz del régimen de Muamar Gadafi, Musa Ibrahim, ha negado este sábado que uno de sus últimos fortines en Libia, la localidad de Bani Walid, se haya entregado a los rebeldes y ha insistido en que los líderes tribales continúan siendo leales al líder libio.

«Bani Walid es la mayor ciudades más grandes que alberga a una de las más numerosas tribus en Libia que ha declarado su lealtad (al régimen) y que rechazó todos los acercamientos del Consejo Nacional de Transición (CNT) para una negociación», ha afirmado Ibrahim.

La tribu a la que hace alusión el portavoz de Gadafi es la warfalla, muy influyente a nivel local y compuesta por unos seis millones de personas. Con sus líderes, ha dicho Ibrahim, ha hablado en varias reuniones, en las cuales los warfalla han reiterado su respaldo al régimen. Aunque esta tribu ha perdido a cerca de 1.000 hombres en combates contra los sublevados durante este año, ha continuado Ibrahim, los warfalla «continuarán la lucha hasta que la OTAN detenga sus agresiones».

Por otra parte, a pesar de los numerosos llamamientos realizados por el CNT para que los partidarios de Gadafi se rindan y así se evite un baño de sangre, Ibrahim ha sostenido que dichos mensajes «no han sido considerados en Bani Walid», situado a 150 kilómetros al sur de la capital libia. Por su parte, los rebeldes han aseverado que trataron de forma reiterada entablar una negociación con los warfalla, pero, de acuerdo con un sublevado, han «perdido la paciencia».

El paradero de Ibrahim, así como el de Gadafi, sigue siendo una incógnita y, en declaraciones a Reuters, el portavoz del líder libio no ha querido desvelar su localización. No obstante, el pasado viernes precisó que se moviéndose cerca de un «barrio al sur de Trípoli». Sobre Gadafi, en cambio, ha señalado que «se encuentra en el país (…), en un lugar seguro, rodeado de gente que está preparada para protegerle», aunque no sabe dónde exactamente.

Asimismo, Ibrahim ha alegado que la persona designada por el CNT para dirigir las fuerzas rebeldes en Trípoli era un agente de la organización terrorista Al Qaeda, grupo al que también estaría ayudando el emir de Qatar, Hamad bin Jalifa al Thani, mediante el establecimiento de una base para desviar las amenazas de su país.

«La OTAN tiene que darse cuenta de la conspiración entre Al Qaeda y Qatar, y comenzar a ver algunas cosas que lo que son en Trípoli», ha apuntado en el comunicado, enalteciendo el papel de Gadafi como represor de los islamistas que amenazan a Occidente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído