Los servicios secretos de EEUU y Reino Unido ayudaron a Gadafi a perseguir a la oposición

TRIPOLI, 3 (Reuters/EP)

Los servicios secretos de Estados Unidos y Reino Unido habrían ayudado al régimen de Muamar Gadafi a perseguir a la oposición, según se desprende de unos documentos hallados por un equipo de Human Rights Watch (HRW). Estos documentos probarían además que la Agencia Central de Inteligencia estadounidense, la CIA, habría entregado a presuntos terroristas a Libia para su interrogatorio en el marco de los conocidos como ‘vuelos de la CIA’.

Los documentos han sido hallados en la oficina en Trípoli de Musa Kusa, antiguo responsable de la Organización para la Seguridad Externa, los temidos servicios secretos del régimen, Musa Kusa, hasta hace poco ministro de Asuntos Exteriores de Gadafi. El edificio se encuentra ahora abandonado después de la toma de la capital por las milicias insurgentes.

HRW ha explicado que en el archivo hay cientos de cartas que se intercambiaban la CIA, los servicios secretos británicos, el MI6, y Kusa, quien huyó a Londres poco después de iniciarse la revuelta contra Gadafi. Las cartas comienzan con un afectuoso «Querido Musa» y están firmadas con el nombre de pila de funcionarios de la CIA, a modo informal, según HRW.

Entre los detenidos por la Agencia Central de Inteligencia estadounidense, la CIA, que habrían sido entregados al régimen de Gadafi estaría incluso el actual comandante militar para Trípoli del Consejo Nacional de Transición rebelde, Abdel Hakim Belhadj.

«En los ficheros descubiertos en la oficina de Musa Kusa hay un fax de la CIA fechado en 2004 en el que la CIA informa al Gobierno libio de que están en posición de capturar y entregar a Belhadj», ha señalado Peter Bouckaert, miembro del equipo de HRW que descubrió el archivo, en declaraciones a Reuters desde Trípoli. Bouckaert ha mostrado en su portátil fotografías de los documentos al periodista de la agencia.

«La operación se llevó a cabo realmente. Fue capturado en Asia por la CIA y entregado en un vuelo secreto de vuelta a Libia, donde fue interrogado y torturado por los servicios de seguridad libios», ha añadido.

El propio Belhadj ha denunciado torturas por parte de agentes de la CIA antes de ser entregado a Libia, donde fue torturado nueva mente durante su estancia en la infame cárcel de Abu Salim, en Trípoli.

También el MI6 británico habría mantenido estrechas relaciones con los servicios de espionaje libios especialmente después de 2004, cuando el régimen gadafista anunció su renuncia a las armas no convencionales. En concreto, el MI6 envió cartas con información sobre disidentes libios residentes en Reino Unido.

«Lo preocupante para nosotros es que cuando estas personas eran entregadas a la seguridad libia eran torturadas y la CIA sabía qué ocurría cuando dejaba a personas como Abdel Hakim en manos de los servicios de seguridad libios», ha apuntado Bouckaert.

Una portavoz de la CIA, Jennifer Youngblood, no ha querido comentar ningún caso específico, pero ha pedido que nadie se escandalice por estas informaciones. «No es ninguna sorpresa que la Agencia Central de Inteligencia colabora con gobiernos extranjeros para ayudar a proteger nuestro país del terrorismo y otras amenazas mortíferas. Eso es exactamente lo que se supone que debemos hacer», ha indicado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído