La ONU dice que la ayuda para reducir el riesgo de desastres es escasa y está mal repartida

La ONU dice que la ayuda para reducir el riesgo de desastres es escasa y está mal repartida
Un niño camina junto a un saco con alimentos en un centro de distribución de ayuda humanitaria de la ONU en el campo de refugiados Shatie de Ciudad de Gaza, en la Franja de Gaza. EFE/Archivo

La ONU alertó hoy de que la ayuda al desarrollo destinada a reducir el riesgo de desastres es «alarmantemente baja» y reclamó un reparto «más inteligente» entre los países más expuestos a las catástrofes.

Margareta Wahlström, representante especial de la ONU para la reducción del riesgo por desastres, lamentó en rueda de prensa que en 2011 el impacto económico de las catástrofes alcanzó los 363.000 millones de dólares (275.000 millones de euros), la cifra más alta hasta ahora.

«La evidencia es extremadamente desalentadora. A lo largo de los últimos diez años se han invertido cantidades muy pequeñas en reducción del riesgo de desastres, además no se invierte en conocimiento, en preparar a las personas contra los desastres», criticó

Wahlström presentó a la prensa el informe «Reducción del riesgo de desastres: Gastar donde tendría algún resultado», en el que se analizan los niveles de inversión por este concepto en los 40 principales países receptores de ayuda humanitaria.

El director del programa Asistencia Humanitaria Global, y coautor del informe, Jan Kellett, explicó que de los 363.000 millones de dólares invertidos en ayuda oficial al desarrollo desde 2000 a 2009 en esos 40 receptores, «solo 3.700 millones se destinaron a reducción de riesgo», lo que supone un 1 por ciento del total.

Asimismo, indicó que durante ese mismo periodo cuatro países -Pakistán, Indonesia, India y Bangladesh- acapararon el 75 por ciento de las ayudas a la reducción de riesgo, pese a no ser los países más expuestos.

Kellett opinó que los países con mayor riesgo de mortalidad por desastres son los que más ayudas deberían recibir, sin embargo, en los datos aportados aparecen incongruencias.

Colombia, situado como el segundo país con mayor riesgo de mortalidad -a causa de las inundaciones-, recibió durante 2000 y 2009 4,4 millones de dólares y Myanmar, en quinta posición, 19,5 millones de dólares.

Sin embargo, otros países situados a la cola en riesgo de desastres, como Zimbabue y Zambia, recibieron 16,5 y 82,8 millones, respectivamente.

«Entendemos que Colombia no reciba más ayuda exterior porque el Gobierno tiene un muy buen programa de gestión de desastres, pero en Myanmar no ocurre lo mismo», opinó Kellett, al tiempo que declaró que no es explicable el importe de la ayuda recibida por Zambia.

Kellet reclamó un enfoque diferente en el reparto de las ayudas basado en las necesidades de cada país.

El director del programa Asistencia Humanitaria Global lamentó que la crisis económica esté presionando a los países donantes y defendió la necesidad de mantenerlas e incrementarlas, pues opinó que «gastar ahora es ahorrar mucho más después».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído