Miguel Ángel Rueda alertaba a uno de sus jefes de la "fatiga generalizada"

Un sobrecargo del vuelo de Swiftair advirtió 6 días antes del desastre de que la tripulación padecía estrés

"Es difícil mantener la atención en despegues y aterrizajes"

Informa Patricia C. Serrano en ‘Ecodiario.es‘, que el día 19 de julio, Miguel Ángel Rueda, uno de los sobrecargos del vuelo DAH5017 siniestrado de Swiftair, que cubría una ruta entre Burkina Faso y Argelia, envió un correo electrónico a Daniel Maeso, jefe de sobrecargos de la compañía española, en el que le alertaba de la «fatiga generalizada física y psicológica» que estaban viviendo los tripulantes de este itinerario debido a los intensivos planes de vuelo.

Un tripulante de Swiftair que prefiere mantener su anonimato ha puesto en conocimiento a ‘EcoDiario.es’ la información contenida en este texto que fue enviado por Rueda en representación de todos los sobrecargos que trabajaban en la ruta Ouagadougou-Argel.

COSTE

En esta comunicación, los tripulantes pusieron de relieve el coste que estaba teniendo a nivel físico y psicológico el plan de vuelo de siete días a la semana operando para Air Algérie, en el que sus descansos estaban experimentando reducciones diarias.

Los sobrecargos relataron a su superior cómo su actividad laboral daba comienzo entre 6-7.30 de la mañana y hasta las 18.30-20.00 horas no iniciaban su descanso en el hotel, a lo que se sumaban otros factores como el Ramadán o las intendencias que debían atender y que conllevaban un retraso en la logística de esta ruta afectando a su tiempo de descanso.

«Es difícil mantener la atención en despegues y aterrizajes»

«Todo esto se va acumulando y a los tripulantes les afecta a la hora de volar de manera segura, física y psicológica. Es difícil mantener la atención en despegues y aterrizajes en los últimos días de la rotación», expuso Rueda en el correo.

El sobrecargo alertaba a su responsable de que estas condiciones en las que trabajaba la tripulación podrían afectar a la «seguridad en vuelo», y subrayaba la necesidad de «ser consecuentes de que podría suponer un problema». Por último, pedía solucionar la situación «por el bien de todos».

El mismo día, según la información facilitada por el tripulante de Swiftair a EcoDiario.es, Daniel Maeso, jefe de sobrecargos, se mostraba de acuerdo con las reclamaciones planteadas por el equipo que operaba para Air Algérie y les aseguraba que trataría de conseguir una modificación para evitar los vuelos de siete días seguidos por semana.

Seis días después, se produce el fatal accidente del vuelo DAH5017 de Swiftair, en el que se encontraba realizando su turno de trabajo Miguel Ángel Rueda, junto con otros cinco miembros españoles de la tripulación: Agustín Comerón, piloto; Isabel Gost, primer oficial; y los tripulantes de cabina Raúl Montero, Federico y Rafael Gasanaliev, aunque esta última identidad no ha sido confirmada.

Reproducción íntegra del correo

A continuación, reproducimos el correo electrónico íntegro enviado por Miguel Ángel Rueda a Daniel Maeso:

«Buenos días

Te escribo esta vez para comentarte en nombre de todos los sobrecargos sobre una cuestión que nos esta afectando y que a nuestro parecer puede llegar a ser un problema de cara al futuro.

La circunstancia es la siguiente:

Después de conversar varias veces con los compañeros, hemos detectado los diferentes s/c [sobrecargos] de cada tripulacion aux. Lo que nos esta suponiendo el realizar nuestra actividad diaria a bordo con el sistema de programacion que se impuso de 7 días volando de forma consecutiva de MAÑANA y realizando nuestro periodo de actividad con un descanso reducido la mayor parte de estos DIAS. Teniendo el conocimiento que podemos realizar dicha rotación sin ningún problema ya que si después de 7 días consecutivos volando X horas y descansando 36h a 72h , en el caso de no estar confundidos. Hemos detectado una fatiga generalizada en todos nosotros física y psicológica a la hora de realizar dicha rotación.

Esta fatiga se esta extendiendo a nivel de grupo o podemos denominarlo estres si se prefiere.

Hacemos una actividad diaria firmando entre las 6 am y 7:30 am Y llegando al hotel entre las 6:30pm u 8:00 pm dependiendo del vuelo. Una vez que ponemos calzos la mayoría de las veces los servicios aeroportuarios tales como jardineras , camión para recoger las asistencias, etc… tarda entre 15 a 20 min lo cual nuestro descanso reducido por consiguiente se empieza a reducir aun mas, luego tenemos el problema del RAMADAN que como llegamos mas o menos a la hora que empiezan su desayuno todo se paraliza, por lo tanto tenemos que esperar a la furgoneta otros 20,30 min o incluso hasta 45 min aunque esto sin ramadán nos pasaba igual. Tambien resaltar que al estar fuera de base y muchos dias seguidos sin parar de volar los tripulantes tenemos que desplazarnos a por camisas a la lavandería ,por poner un ejemplo , y demás menesteres para luego poder realizar el vuelo a la mañana siguiente.

Todo esto se va acumulando y los tripulantes les afecta a la hora de volar de manera segura , física y psicológica. Es difícil mantener la atención en despegues y aterrizajes en los últimos días de dicha rotación inclusive hay pequeñas discursiones entre los compañeros en el avión por cosas insignificantes que se solucionan rápidamente por la consciencia situacional que tenemos. Todo esto , bajo nuestra responsabilidad como s/c creemos que puede afectar a la seguridad en vuelo añadiendo los demás puntos que os hemos reflejado en los informes de vuelo como la falta de comunicación con el pax etc…

Con este email tampoco queremos perjudicar a ningún compañero por el hecho de que cobren por horas de vuelo de hecho lo respetamos pero también hay que ser consecuentes de que esto puede suponer un problema y que seguro se puede solucionar para bien de todos.

Esperamos no causar mucha molestia y una vez mas mencionar que estamos a tu disposición.

Un saludo de parte de todos y muchas gracias.»

Primeras hipótesis

Lo que aconteció en ese vuelo continúa en fase de investigación tras aparecer restos de la aeronave en el este Malí, aunque Francia ya ha descartado que se trate de un atentado terrorista, debido a que los materiales se encuentran «concentrados en un espacio limitado».

El presidente Hollande anunciaba la recuperación de una de las cajas negras hace unas horas, y apuntaba como posible causa del accidente a las difíciles condiciones climatológicas que azotaban la zona que sobrevolaba el avión de Swiftair en el momento en que los radares dejaron de registrar su señal.

Por su parte, el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA), no tardó en cuestionar esta teoría como único motivo de la tragedia. Su representante, Agustín Guzmán, aseguró que el planteamiento era «muy raro», y juzgó «prácticamente imposible» que la acción de una tormenta provocase por sí sola el incidente, ya que a los 50 minutos de vuelo, el aparato surcaba el cielo a un nivel superior al alcance de un fenómeno meteorológico de esta índole.

El contenido de la caja negra y su análisis en las próximas horas arrojarán más datos sobre un accidente en el que se han descartado los supervivientes y que ha costado la vida a 118 personas.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído