Irrumpieron en las residencias de estudiantes y tomaron a decenas de personas como rehenes

Cuatro terroristas de Al Shabab leales a Al Qaeda asesinan a 147 universitarios en Kenia

Los asaltantes, que separaron a los alumnos por su confesión religiosa, han muerto en el ataque

Cuatro terroristas de Al Shabab leales a Al Qaeda asesinan a 147 universitarios en Kenia
Al Shabab. EP

La Autoridad de Emergencias de Kenia ha confirmado la muerte de 147 personas en el ataque contra la Universidad de Garissa. Además, este organismo gubernamental ha informado a través de Twitter de que los cuatro asaltantes han muerto.

El ataque ha sido reivindicado por el grupo islamista radical somalí Al Shabab. Se trata del peor atentado en suelo keniano desde el atentado contra la Embajada de Estados Unidos en Nairobi, en agosto de 1998, cuando perecieron 213 personas.

Al Shabab —que significa ‘los jóvenes’— ha reivindicado el ataque y ha asegurado que está separando a los rehenes musulmanes de los cristianos. “Kenia está en guerra con Somalia”, ha dicho uno de los portavoces de la milicia, Sheik Ali Mohamud Rage, “la misión de nuestros hombres es matar a aquellos que están contra Al Shabab”.

No es el primer ataque de la milicia islamista en Kenia, que en 2011 envió a fuerzas de su Ejército a Somalia para hacer retroceder la milicia somalí y debido a una oleada de secuestros en suelo keniano atribuidos a Al Shabab. Las represalias se suceden desde entonces.

La semana pasada, el grupo, vinculado a la organización terrorista Al Qaeda, asesinó a 28 personas no musulmanas en la localidad de Mandera tras pasar un autobús y obligar a los pasajeros a recitar versos del Corán antes de matar posteriormente a los que no los conocían.

La milicia reivindicó el atentado como respuesta a las redadas de la Policía en la ciudad keniana de Mombasa. En estas operaciones, efectuadas en varias mezquitas de la ciudad costera, murió una persona y más de 400 más fueron detenidas.

Garissa es un importante núcleo comercial del este del Kenia, a unos 150 kilómetros de la frontera con Somalia y su población es mayoritariamente de la etnia somali. La árida pista de arena que arranca hacia la frontera lleva primero al campo de refugiados más grande del mundo, el campo de Dadaab, una urbe de refugios y casas de los desplazados que llevan años huyendo de la guerra y de la hambruna en Somalia.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído