EN EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS

El misionero denuncia la prostitución infantil: «Niñas con el ano destrozado, con la vagina destrozada…»

El salesiano Jorge Crisafulli rescata a niñas obligadas a ganarse la vida con la prostitución en las calles de Freetown, la capital de Sierra Leona

El misionero denuncia la prostitución infantil: "Niñas con el ano destrozado, con la vagina destrozada…"
Niñas, violencia y prostitución infantil en Africa. YT

Sierra Leona fue descubierta por los portugueses en el siglo XVI. Playas paradisíacas, nemorosa selva, minas de coltán, de oro y diamantes, muchos diamantes, pero nada brilla allí ahora mismo. (Niñas que venden su cuerpo para poder comer).

Advertencia: las historias de niñas prostitutas que cuenta el salesiano Jorge Crisafulli y recoge Ricardo Benjumea en Alfa y Omega, pueden herir muchas sensibilidades, pero sobre todo -espera este misionero- despertar algunas conciencias,  (El vergonzoso turismo sexual con menores alcanza niveles históricos).

Lo que reproducimos es sólo un breve resumen del relato de este misionero argentino, que está hasta el 2 de mayo de 2019 estará haciendo una gira por varias ciudades de Europa,  para presentar el documental Love, que denuncia la prostitución de menores en Freetown.

  • «En Sierra Leona se respeta más a un perro que a estas niñas».
  • «La vida de estas chicas es un infierno, pero ellas rara vez son conscientes. Muchas son huérfanas del ébola, que arrasó el país en 2014 y 2015».
  • «Sufrieron maltrato en las casas en las que fueron reubicadas tras perder a sus padres y prefirieron escaparse para vivir en las calles de Freetown«.
  • «Lo que les hacen a ellas no se lo harían nunca a los animales: la violencia, la forma de pegarlas, el modo de tratarlas… Es terrible. Son niñas, tienen cuerpo de niñas… Y los adultos tienen cuerpo de adulto. El abuso sexual es brutal. Y cuando se trata de prácticas de sexo antinatural la cosa es aún peor. Hemos llevado a varias niñas al hospital con el ano destrozado, con la vagina destrozada… Chicas que no pueden caminar durante varios días».
  • «Las hay también que ejercen la prostitución para poder pagarse la escuela, y «por la mañana las ves con sus uniformes de colegio, pero para la mayoría esa es simplemente la única alternativa que tienen para poder comer, así que, antes de animarlas a dejar esa vida, hay que pensar muy bien qué alternativa se les puede ofrecer».
  • «Y la Policía puede llegar a ser muy injusta con ellas: les quitan el dinero que tienen, las llevan a la comisaría y solo las dejan en libertad a cambio de sexo».
  • «Van a tener que pasar dos o tres generaciones, reeducando a los jóvenes, para que aprendan a ver a la mujer como un ser humano, como a una persona con derechos. Es un inmenso trabajo».
  • «Son niñas, viven como niñas, piensan como niñas, aunque por la noche hacen el trabajo de una prostituta adulta»».[Léelo completo en Alfa y Omega]

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído