El primer ministro, y premio Nobel de la Paz, Abiy Ahmed, mantiene el área cerrada a la prensa y los organismos internacionales

Temen un ‘baño de sangre’ en Etiopía tras la masacre que dejó 600 muertos en Mai Kadra

El conflicto entre el gobierno central y sus ex aliados de la región del Tigray alcanzó niveles de guerra civil

Temen un ‘baño de sangre’ en Etiopía tras la masacre que dejó 600 muertos en Mai Kadra
Etiopía PD

Un ‘baño de sangre’ podrá volver a golpear a una ya herida Etiopía.

Los refugiados que llegaron a Sudán son ya casi 50.000 y están de acuerdo en una cosa: cientos de personas fueron masacradas en Mai Kadra, una localidad al norte de Etiopía.

Algunos acusan a las fuerzas militares comandadas por el primer ministro, Abiy Ahmed, quien en 2019 recibió el Premio Nobel de la Paz por haber terminado décadas de guerra y disputas fronterizas entre Etiopía y Eritrea.

Sin embargo, otros acusan a los ex socios de Ahmed en el gobierno, el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPFL), que se replegó a esa región, donde se encuentra Mai Kadra.

Los muertos son trabajadores rurales temporarios y familias del lugar: civiles. Se estima que en Mai Kadra fueron 600 en solo dos días de noviembre, el 9 y el 10.

Pero Mai Kadra “es sólo la punta del iceberg”, dijo Fisseha Tekle, investigador de Amnistía Internacional.

“Están surgiendo otras acusaciones creíbles”. Se trataría de otras masacres en distintas localidades de la región de Tigray: Humera, Dansha y la capital, Mekele.

El gobierno no ha permitido la entrada de investigadores internacionales, ni de ayuda humanitaria o de la prensa.

Tampoco es posible usar teléfonos o internet para contactar a los civiles dentro del Tigray: las telecomunicaciones están bajo control de la capital nacional, Addis Ababa.

Según los refugiados de la etnia Tigray, los amharas los asesinaron con machetes, puñales y sogas, y dejaron los cadáveres descomponerse al sol.

Los amharas, minoría en la región, son una de las dos etnias dominantes en el país, y en el Tigray representan al gobierno nacional.

Hasta el momento, Amnistía Internacional identificó como perpetradores al TPFL y grupos simpatizantes; en cambio, el Financial Times identificó a los militares del país, la Fuerza Etíope de Defensa Nacional (ENDF) y Reuters agregó a la Fuerza Especial Amhara.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído