Aseguran que no tuvo lesiones, aunque sí hubo otras personas heridas durante el atentado

Atacan con un cuchillo al presidente interino de Malí durante una importante celebración musulmana

Assimi Goita casi es asesinado mientras asistía al ritual principal de Eid al Adha en la Gran Mezquita de Bamako

Atacan con un cuchillo al presidente interino de Malí durante una importante celebración musulmana
El coronel Assimi Goita PD

El presidente interino de Malí, el coronel Assimi Goita, casi pierde la vida durante la celebración del ritual musulmán del Eid al Adha, celebración del Sacrificio, en la Gran Mezquita de Bamako.

Dos personas intentaron apuñalarle, pero Goita fue evacuado y no parecía herido.

“Fue tras el rezo y el sermón del imán, en el momento en el que el imán iba a sacrificar al cordero, que el joven intentó apuñalar a Assimi (Goita) por la espalda, pero resultó herida otra persona”, confirmó Latus Touré, administrador de la Gran Mezquita.

Consultados por la AFP sobre si el acto se podía considerar como un “intento de asesinato”, los servicios del presidente respondieron que “sí, totalmente”.

”Estamos investigando. Al menos una persona intentó atacarlo hoy con un cuchillo en la Gran Mezquita de Bamako”, añadió la misma fuente, que afirmó que “el presidente está sano y salvo”.

Presente en el lugar, el ministro de Asuntos Religiosos, Mamadou Koné, explicó que un “hombre intentó matar con un cuchillo al presidente interino en la gran mezquita de Bamako”. “Pero fue reducido antes de cometer su crimen”, añadió.

“Fue tras el rezo y el sermón, en el momento en el que el imán iba a sacrificar al cordero, que el joven intentó apuñalar a Assimi (Goita) por la espalda, pero resultó herida otra persona”, confirmó Latus Touré, administrador de la gran mezquita.

Malí ha estado luchando por contener una insurgencia yihadista que surgió por primera vez en el norte del país en 2012 y desde entonces se extendió a Burkina Faso, Mali y Níger.

Miles de soldados y civiles perdieron la vida y cientos de miles huyeron de sus hogares. El conflicto también se ha reflejado en la inestabilidad política en la capital.

Malí fue el escenario de dos golpes de Estado en menos de un año, en agosto de 2020 y en mayo, a manos de los mismos cargos militares. El coronel Assimi Goita se puso al frente del país como presidente interino, después de la detención del entonces presidente y el primer ministro, Bah Ndaw y Moctar Ouane, respectivamente, menos de un año después de otra asonada en agosto contra Ibrahim Boubacar Keita. Este antiguo jefe de un batallón de las fuerzas especiales no se desplaza desde hace nueve meses sin la compañía de sus hombres encapuchados y armados con fusiles de asalto.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído