El Partido de la Justicia y del Desarrollo pasó de 125 escaños a 12

Elecciones en Marruecos: Debacle del partido islamista frente al triunfo incontestable de los liberales

La formación perdedora denuncia irregularidades en el recuento de los votos y la imposibilidad de consultar algunas actas en los colegios electorales

Elecciones en Marruecos: Debacle del partido islamista frente al triunfo incontestable de los liberales
Aziz Akhannouch, ganador en las elecciones de Marruecos.

Vuelco en el tablero político de Marruecos.

Las elecciones del 8 de septiembre de 2021 en el país alauita han provocado que después de una década de dominio de los islamistas, estos se hayan hundido en las urnas.

La debacle ha sido de tal calibre que el Partido de la Justicia y del Desarrollo haya pasado de tener 125 escaños a 12, en una Cámara Baja conformada por 395 diputados.

El talegazo de los islamistas ha sido aprovechado por las formaciones liberales para sacar tajada y obtener unos resultados espectaculares una vez recontados los votos.

Así las cosas, la Agrupación Nacional de Independientes (RNI), con 97 diputados; Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), con 82 actas parlamentarias; y el Partido del Istiqlal, de centroderecha, con 78 representantes, son los verdaderos triunfadores de estos comicios.

Lo que nadie esperaba era el auténtico revolcón que al final se han llevado los islamistas. Pese a que Marruecos no es un país que se caracterice por hacer sondeos de opinión, la prensa y los analistas daban un mejor dato a esta formación e incluso se esperaba que volviera a ganar las elecciones.

No obstante, representantes del PJD ya han denunciado presuntas irregularidades en el conteo de los votos como la imposibilidad de poder consultar el acta final en algunos colegios.

Asimismo el PJD se queja del ‘doping’ financiero del ganador de las elecciones, el RNI, cuyo presidente es el acaudalado empresario Aziz Akhannouch.

La denuncia de la fuerza perdedora constrasta con el hecho de que para estos comicios ha habido casi 5.000 observadores internacionales velando por el cumplimiento de la legalidad durante la jornada electoral.

El rey Mohamed VI deberá designar ahora a un jefe de gobierno del partido que encabece el escrutinio legislativo, el cual encabezará el Ejecutivo por un período de cinco años en sustitución de Saad-Eddine El Othmani, secretario general del PJD.

No obstante, ganase quien ganase estas elecciones, Mohamed VI sigue teniendo todas las prerrogativas para designar a los ocupantes de las carteras más sensibles de Marruecos.

Así las cosas, los ministerios del Interior, Asuntos Exteriores, Defensa y Asuntos Islámicos los ocuparán políticos elegidos por el rey.

Rubén Pulido: "La invasión de Ceuta es solo un aviso de Marruecos, la punta del iceberg"

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído