En la selva amazónica de Ecuador

Cuatro detenidos por cortar cabezas humanas

Entre ellos hay un menor y corrían el riesgo de ser linchados

Pepe Acacho, dijo que si son responsables de esos crímenes, "no son humanos y, por lo tanto, pedimos que se nos entreguen para ajusticiarles conforme a nuestra cultura"

Los nativos de la provincia amazónica de Morona Santiago están indignados. Quieren castigar según sus leyes a los cuatro supuestos responsables de las decapitaciones registradas en el último año y cuyas cabezas estaban destinadas a ser reducidas para ser comercializadas como ‘tzansas’.

Ya hay cuatro presuntos responsables que pertenecerían a la tribu Shuar. Tres de los cuatro sospechosos, entre ellos un menor de edad, fueron presentados por la Policía en Macas en medio de un clima de gran tensión, según recoge .El Mundo en el artículo «Cuatro detenidos por el tráfico de cabezas humanas«.

UN MENOR DE EDAD

Los implicados responden a los nombres de César Nantip Jimpikit Wamputsar, sargento en servicio pasivo del Ejército, considerado el cabecilla; Patricio Barlolomé Yankuam Rivadeneira y Luis Pedro Week Pujuca.

Su detención se produjo gracias a los habitantes de la comunidad de Domono, ubicada a 10 km de Macas, capital de Morona Santiago. Se enteraron de que estas personas habrían inducido a un menor de edad a que acepte ser parte de un negocio que comprendía cabezas cortadas.

El menor habría confesado su participación y la responsabilidad de los ahora detenidos, que según informan los medios locales, escaparon de ser linchados por la comunidad.

Cuando los ahora detenidos estaban en Domono, la comunidad los detuvo y exigió explicaciones. Según su presidente, Norberto Loja, fueron entregados el pasado sábado a la Policía.

El domingo, cientos de personas fueron hasta la Fiscalía y la Corte de Justicia, en donde exigieron la entrega de los supuestos implicados para lincharlos.

El presidente de la Federación Interprovincial de Centros Shuar (FICHS), Pepe Acacho, dijo que si son responsables de esos crímenes, «no son humanos y, por lo tanto, pedimos que se nos entreguen para ajusticiarles conforme a nuestra cultura».

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído