Un ex colaborador fue elegido para suceder al cuestionado gobernador de Brasilia

Un ex colaborador fue elegido para suceder al cuestionado gobernador de Brasilia
. Agencia EFE

El abogado y diputado regional Rogerio Rosso fue elegido hoy por los miembros de la Cámara Legislativa de Brasilia como nuevo gobernador de la capital brasileña y sucederá a José Roberto Arruda, el gobernador despojado de su mandato en medio de un escándalo de corrupción y de quien fue secretario.

Rosso, representante del mayoritario Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), se desempeñará como gobernador del Distrito Federal de Brasilia hasta enero de 2011, cuando podrá asumir el vencedor de las elecciones regionales de octubre próximo.

El nuevo gobernador de Brasilia se desempeñó durante el gobierno de Arruda, de quien era aliado y colaborador, como director de la Compañía de Planificación del Distrito Federal (Codeplan), una de las empresas salpicadas por el escándalo de corrupción que dejó acéfala a la capital brasileña.

En la sesión pública realizada hoy y transmitida por televisión, Rosso obtuvo el voto de 13 de los 24 diputados de la Cámara Legislativa, lo que le permitió vencer las elecciones indirectas sin necesidad de una segunda vuelta.

Entre los 13 electores del nuevo gobernador figuran los 8 diputados que son investigador por el mismo escándalo de corrupción que le costó el cargo a Arruda y contra quienes ya fueron abiertos procesos políticos.

El ex gobernador, arrestado el 11 de febrero, fue liberado hace seis días gracias a un recurso judicial que le permite esperar en libertad el juicio por los cargos de corrupción que se le imputan.

Arruda es acusado de organizar una red de corrupción que repartía recursos de procedencia ilegal entre aliados políticos dispuestos a respaldarlo en la Cámara Legislativa.

La crisis en el gobierno de la capital brasileña comenzó a finales de noviembre pasado con la divulgación de varios vídeos en los que aparecían Arruda, algunos de sus colaboradores y diputados regionales repartiéndose gruesos fajos de dinero.

La Policía cree que parte del dinero provenía de empresas que habían ganado contratos y licitaciones organizadas por empresas del gobierno regional, entre ellas Codeplan.

Arruda fue expulsado de su partido, el Demócratas, poco después de estallar el escándalo, por lo que el Tribunal Electoral de Brasilia lo despojó del mandato debido a que la legislación brasileña establece que el cargo pertenece a los partidos y no al vencedor de las elecciones.

Tras el arresto del entonces gobernador, el cargo fue ocupado de forma interina por el vicegobernador, Paulo Octavio Alves, quien renunció 15 días después por falta de apoyo político y fue sustituido por el entonces presidente de la Cámara Legislativa, Wilson Lima.

Pese a que Lima era considerado el favorito para vencer las elecciones indirectas de este sábado, apenas recibió 4 votos, por debajo de los 13 obtenidos por Rosso y de los 6 con que contó Antonio Ibáñez, el candidato de la oposición y dirigente regional del Partido de los Trabajadores (PT).

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído