Dimite el comandante en jefe de la Armada uruguaya por fraude millonario

Dimite el comandante en jefe de la Armada uruguaya por fraude millonario
. EFE/Archivo

El comandante en jefe de la Armada uruguaya, Oscar Debali, presentó su dimisión del cargo por la investigación abierta por un supuesto fraude millonario en la institución que ya les ha costado la cabeza a otros cuatro oficiales, informaron hoy a Efe fuentes del Ministerio de Defensa.

Según las fuentes, el ministro del área, Luis Rosadilla, podría anunciar este martes si acepta la renuncia, de la que fue informado anoche por el propio Debali y que está motivada al parecer porque un sobrino del comandante, también militar, ha sido procesado por el mismo caso.

Se trata del teniente de navío Ernesto Menafra, integrante de la Quinta División de Estado Mayor (Comunicaciones), encausado por un delito de peculado, informa hoy la prensa local.

Rosadilla celebrará esta tarde una rueda de prensa en la que fijará su posición sobre la cuestión y en la que anunciará «novedades importantes» sobre el caso que significarán «un antes y un después» en la vida de la Armada.

La investigación surgió a raíz de que el ministro anunciara el pasado 20 de julio la separación del cargo de cuatro oficiales, uno de ellos el agregado militar de Uruguay en Brasil, tras detectar un millonario fraude en la institución.

La magistrada encargada del caso, la jueza especializada en el crimen organizado Graciela Gatti, investiga la existencia de una red de compras falsas de material en la Armada, la malversación de fondos de Naciones Unidas destinados a pagar las misiones de paz y una cuenta secreta con dinero público en Alemania fuera de los controles oficiales.

El desvío de fondos abarca el período 2006-2009 y podría ascender a entre tres y cinco millones de dólares.

En un principio la Justicia investigó la compra de una grúa hidráulica y un banco de pruebas para ensayar motores, por los que el Estado habría pagado en 2008 un total de 600.000 dólares, pero que nunca aparecieron en ninguna dependencia de la Armada.

La denuncia del caso llegó a la fiscalía de forma anónima y las primeras investigaciones apuntan a que las irregularidades se realizaron de manera sistemática en la Armada durante varios años.

Gatti también ha ordenado interrogar a cerca de 40 empresarios proveedores de la Armada para establecer si existe una red de compras «fantasma».

Este lunes se informó de que a raíz de las indagaciones en la institución el capitán de navío Álvaro Bacqué fue enviado en los últimos días a prisión después de descubrirse que retiró de forma fraudulenta entre abril y mayo de este año vales de compra de combustible por valor de 7,5 millones de pesos uruguayos (370.000 dólares).

Bacqué, que trabajaba en el área contable del Ministerio de Defensa, había sido separado de su cargo la semana pasada por Rosadilla.

El ministro fue compañero de armas del presidente del país, José Mujica, en la guerrilla Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, que en el pasado actuó contra gobiernos constitucionales y contra la dictadura militar (1973-1985), y que fue duramente reprimida por las Fuerzas Armadas y la Policía.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído