El Gobierno brasileño obtuvo un superávit fiscal récord por la operación de Petrobras

El Gobierno brasileño obtuvo un superávit fiscal récord por la operación de Petrobras
. EFE/Archivo

El Gobierno brasileño obtuvo en septiembre un superávit fiscal primario de 26.100 millones de reales (unos 15.352,9 millones de dólares), el mayor para un mes en la historia, gracias a la emisión de acciones realizada el mes pasado por la petrolera Petrobras.

El saldo positivo en septiembre en las cuentas públicas superó en un 56,3% el superávit alcanzado por el Gobierno en abril de 2008, hasta ahora el mayor en la historia para un mes, según los datos divulgados hoy por el Banco Central.

El resultado récord del mes elevó el superávit fiscal primario del Gobierno en los primeros nueve meses del año a 55.706 millones de reales (unos 32.768,2 millones de dólares).

El superávit acumulado entre enero y septiembre equivale al 2,14% del producto interior bruto (PIB) del país, muy por encima del 1,46% conseguido en el mismo período del año pasado.

Hasta agosto pasado el superávit fiscal acumulado equivalía al 1,29% del PIB, pero con el resultado de septiembre el nuevo porcentaje (2,14%) se acerca a la meta que el Gobierno se impuso para todo el año (2,15%).

El superávit fiscal primario, que el Gobierno utiliza como referencia para las cuentas públicas, es la diferencia entre los ingresos y los gastos públicos sin incluir los recursos destinados al pago de intereses de deuda.

En este caso se refieren exclusivamente al Gobierno central, es decir que no incluyen las cuentas de los gobiernos regionales y municipales ni las de las estatales.

El buen resultado de septiembre, sin embargo, fue producto de la operación de capitalización de Petrobras, que le rindió a las cuentas públicas una sobra de cerca de 31.900 millones de reales (unos 18.764,7 millones de dólares).

Petrobras, una empresa controlada por el Estado, pero con acciones negociadas en las bolsas de valores de Sao Paulo, Nueva York, Madrid y Buenos Aires, lanzó en septiembre acciones por un valor de 120.000 millones de reales (unos 70.588,2 millones de dólares al cambio actual), en la que fue la mayor emisión de papeles en la historia de los mercados mundiales.

De ese total, 42.920 millones de reales (unos 25.247 millones de dólares) fueron recibidos en la forma de Letras Financieras del Tesoro (LFTs), unos títulos públicos emitidos por el Gobierno para pagar su parte en el aumento de capital de la petrolera.

Pero el Estado brasileño no desembolsó recursos para suscribir la capitalización de Petrobras debido a que le cedió a la petrolera el derecho a explotar yacimientos aún no licitados con reservas por 5.000 millones de barriles.

Como el precio de esos barriles fue fijado en 74.807,6 millones de reales (44.004,5 millones de dólares) y convertido en acciones de Petrobras, el Tesoro registró como ingresos la diferencia entre los títulos que emitió y el valor de las acciones que obtuvo a cambio.

Sin la ayuda de Petrobras, el gobierno central brasileño hubiera registrado en septiembre un déficit fiscal primario de 5.900 millones de reales (unos 3.470,6 millones de dólares), el que sería su peor resultado desde septiembre de 2009.

Pese a que varios economistas calificaron el registro de la capitalización como una maniobra para elevar el superávit fiscal del Gobierno, el secretario del Tesoro Nacional, Arno Agustín, justificó la operación.

«La capitalización de Petrobras generó ingresos por concesión. Se trata de un ingreso del Gobierno. No hay ninguna novedad en la forma como fue registrado. Fue una operación normal que rindió un superávit primario importante», afirmó el funcionario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído