El censo muestra un Brasil urbano, más viejo y que crece más despacio

El censo muestra un Brasil urbano, más viejo y que crece más despacio
. EFE/Archivo

La población brasileña alcanzó 190,7 millones de personas, está envejeciendo y ha acentuado su concentración en las ciudades, según los primeros datos del censo divulgados hoy por el Gobierno.

El censo, realizado por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), mostró que Brasil ha sumado 20,9 millones de habitantes desde 2000, aunque ha ralentizado su ritmo de crecimiento al 12,3% respecto a esa fecha.

La región sureste continúa siendo la más poblada, con 80,3 millones de habitantes, y alberga las mayores ciudades del país: Sao Paulo, con 11,2 millones de personas, y Río de Janeiro, con 6,3 millones.

Salvador, capital de Bahía (noreste), es la tercera ciudad del país con 2,6 millones de habitantes, seguida de la capital, Brasilia (2,5 millones), Fortaleza (Ceará, noreste), que cuenta con 2,4 millones, y Belo Horizonte (Minas Gerais, sureste), con 2,3 millones, mientras que otras nueve ciudades superan un millón de habitantes.

Brasilia es la gran ciudad que más ha crecido en esta década (24,95%), aunque sus datos no son equiparables al de resto de urbes, puesto que incluyen a toda su área metropolitana, ya que el Distrito Federal no está dividido en municipios, a diferencia del resto de los estados del país.

La población urbana aumentó tres puntos porcentuales en esta década hasta el 84,35%, lo que hace de Brasil uno de los países más urbanizados del mundo.

«La población rural se ha mantenido constante desde 1940 en torno a 30 millones de personas, pero la urbana no ha cesado de aumentar», explicó el presidente del IBGE, Eduardo Pereira Nunes, en una rueda de prensa.

A pesar de que la mayoría de los brasileños continúan concentrados en el litoral, se ha identificado un aumento de la densidad de población en el centro del país, principalmente en las capitales de estados como Goiás, Mato Grosso y Amazonas.

El censo también reveló el crecimiento de la longevidad, lo que ha llevado al país a contar con 23.760 centenarios, entre ellos, el célebre arquitecto Oscar Niemeyer, de 102 años.

Un efecto del aumento de la esperanza de vida es la expansión de la población femenina, que ya supera en cuatro millones a la masculina, lo que también se debe a la violencia urbana, que afecta especialmente a los hombres, según el responsable del IBGE.

La mayor longevidad, unida al proceso continuo de caída de la fertilidad ha modificado la pirámide de población, que muestra un incipiente envejecimiento.

La Amazonía es la única región en la que la que este gráfico continúa teniendo una forma piramidal, lo que indica una alta fertilidad y suele estar unido a un menor grado de desarrollo.

«Proyectamos que en 2050 la pirámide de la población brasileña será parecida a la actual de Francia. Tenemos cuarenta años para anticiparnos al desafío de la reforma de las pensiones», afirmó Nunes.

A partir de abril del año entrante el IBGE divulgará más datos del censo, que fue realizado con entrevistas en 67,6 millones de domicilios en los 5.565 municipios del país entre agosto y octubre.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído