Derechos sexuales de la mujer en Nicaragua

Siete de cada diez mujeres nicaragüenses son madres antes de los 20 años

"Son más vulnerables a la presión y manipulación religiosa y política"

Farmamundi y el Colectivo de Mujeres de Matagalpa (CMM) han denunciado el «retroceso» en los derechos sexuales y reproductivos en Nicaragua, donde siete de cada diez mujeres son madres antes de los 20 años y la mitad reconoce haber sufrido violencia en algún momento de su vida, la mayoría a manos de su pareja.

Según han informado fuentes de Farmamundi, organización con sede en Valencia, con motivo de la celebración, el 8 de marzo de 2012, del Día Internacional de la Mujer Trabajadora quieren llamar la atención sobre la necesidad de seguir incidiendo en los derechos de las mujeres.

Para ello, desde hace 25 años un grupo de mujeres en Matagalpa (Nicaragua) trabaja por los derechos de las mujeres y la salud sexual reproductiva y para evitar la violencia en el entorno familiar e impulsar la formación del liderazgo comunitario.

Farmamundi colabora con este colectivo desde 1998, en proyectos relacionados con la atención primaria en salud, la salud sexual y reproductiva y el fortalecimiento del liderazgo comunitario.

Entre 2005 y 2011 el CMM realizó un análisis de la situación de salud entre las 7.116 mujeres atendidas en sus centros, en el que se detectó que el 60 por ciento tiene un nivel de escolarización nulo o bajo, el 22 % está sola con sus hijas e hijos y el 80 % no recibe remuneración por su trabajo o solamente es esporádico.

Según Ana Ara, representante del Colectivo de Mujeres, se han detectado «cifras alarmantes» como que el 70 % ha tenido su primera relación sexual antes de los 18 años, que para el 16 % la primera relación fue una violación y que 7 de cada 10 mujeres han estado embarazadas y han sido madres antes de los 20 años.

El CMM también señala que la mitad de las adolescentes nicaragüenses ha estado embarazada entre los 14 y 18 años, que una de cada dos mujeres reconoce haber sufrido violencia en algún momento de su vida y que una de cada cuatro es víctima de violencia en la actualidad, la mayoría a manos de su pareja.

Según denuncian, en Nicaragua existe un «retroceso» en los derechos a la salud y los derechos sexuales y reproductivos, y uno de los ejemplos es «la derogación del aborto terapéutico, sobre todo para las mujeres más pobres».

«Estas son más vulnerables a la presión y manipulación religiosa y política, haciéndoles creer que todo es pecado y que se van a condenar», según Ara, que indica que son las más pobres «a las que acusan cuando llegan a buscar atención por una hemorragia vaginal y se convierten en sospechosas de haberse practicado un aborto».

Para transformar esta realidad, el CMM aplica metodologías participativas y forma a mujeres como parteras, promotoras de salud con botiquines comunitarios, dispensadoras de ventas sociales de medicamentos, veterinarias, bibliotecarias, alfabetizadoras o animadoras culturales.

Además, apoyan la creación de cooperativas artesanales, juntas directivas, emprendedoras de proyectos de agroecología y de promoción de derechos de las mujeres.

«El camino es lento, porque los sectores más reaccionarios y tradicionales reprimen e intentan bloquear los avances en relación a los derechos de las mujeres, el derecho a vivir libres de violencia y no ser consideradas objeto de consumo», según Ana Ara.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Irene Ramirez

Irene Ramirez. Responsable de campañas en Grand Step. Fue redactora de Periodista Digital entre 2012 y 2013.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído