Colombia, Brasil y el CICR publican en Internet el protocolo de seguridad para liberar a rehenes de las FARC

Los gobiernos de Colombia y Brasil y el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) han publicado este martes en Internet el protocolo de seguridad que han acordado para la liberación de los diez uniformados en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que ahora la guerrilla deberá aceptar o rechazar.

Las partes han acordado el protocolo de seguridad en una reunión celebrada este martes en Bogotá en la que han participado el viceministro para Políticas y Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa de Colombia, Jorge Enrique Bedoya; el embajador de Brasil en Colombia, Antonio Mena Gonçalvez; y el jefe de la Delegación del CICR en Colombia, Jordi Raich Curcó.

El protocolo de seguridad, que consta de 12 puntos, plantea la posibilidad de que la liberación se realice en una o en varias operaciones, debido al elevado número de rehenes que serán entregados por las FARC, por lo que será la guerrilla quien precise este extremo.

Así, matiza que si se decide realizar varias operaciones, «es importante que no se inicie una hasta que no haya finalizado en su totalidad la anterior», por lo que «una vez se termine una operación se debe notificar al Ministerio de Defensa, al Comando General de las Fuerzas Armadas y a la Dirección General de la Policía Nacional».

En cualquier caso, el CICR deberá comunicar al Ministerio de Defensa antes de las 19.00 horas (1.00 horas en España) de la víspera de la operación el área geográfica donde se realizará la entrega de los secuestrados, así como las aeronaves que participarán en ella, que llevarán los emblemas del CICR, y los nombres de sus tripulantes, entre los que debe haber al menos un representante del CICR.

Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP) se encargará de «verificar la concordancia entre las coordenadas del lugar de la recogida y la descripción del área geográfica determinada», ya que «un punto de recogida fuera del área geográfica determinada podría obligar a la suspensión de la operación».

Por su parte, el Ministerio de Defensa se compromete a «suspender o cancelar todo tipo de actividad militar y policial» en el área geográfica indicada por el CICR «a partir de las 18.00 horas (medianoche en España) del día anterior a la operación, durante las 24 horas del día de la operación y hasta las 6.00 horas (mediodía en España) del día siguiente a la operación».

En concreto, se suspenderán los vuelos de aeronaves militares y civiles sobre el área geográfica determinada. Así, los vuelos comerciales que por razones técnicas tengan que volar por debajo de los 20.000 pies de altura deberán desviar su ruta para no adentrarse en dicha zona. «Solo se autorizarán los vuelos nacionales e internacionales de las líneas aéreas con plan de vuelo vigente», aunque sin realizar vuelos circulares.

Del mismo modo, se suspenderán los movimientos de tropas por vías terrestres o campo abierto y por vías fluviales, incluyendo el desembarco de tropas aerotransportadas en el área geográfica determinada, «sin perjuicio de la necesaria movilización de unidades de la Policía Nacional en zonas urbanas que tengan como finalidad el mantenimiento del orden».

El protocolo de seguridad añade que «si durante el periodo de suspensión de las actividades militares y policiales ocurre una emergencia médica y se presenta la necesidad de evacuar enfermos o heridos de la Fuerza Pública presentes en el área geográfica determinada, la evacuación médica se ejecutará por el CICR con el apoyo del Gobierno de Brasil».

SITUACIONES EXCEPCIONALES

Además, el texto contempla una serie de situaciones excepcionales que podrían darse en el marco del operativo de liberación de los diez rehenes de las FARC y que, por tanto, deben estar previstas para dar una respuesta con la que estén conformes todas las partes.

Así, señala que el CICR, «en consulta con los demás participantes», puede decidir prolongar el tiempo de duración establecido para la operación en caso de que haya «dificultades meteorológicas, cualquier otro imprevisto o fuerza mayor».

En la misma línea, «el comandante de la tripulación brasileña a cargo de la operación logística podrá decidir suspender el vuelo en cualquier situación que considere de riesgo técnico o de otra naturaleza».

Si la operación queda aplazada «hasta el día siguiente», las actividades militares y policiales se suspenderán 24 horas adicionales en el área geográfica determinada, aunque el CICR deberá informar al Ministerio de Defensa de las razones del aplazamiento y de la reprogramación de la operación.

Igualmente, si la operación es cancelada, el CICR deberá informar al Ministerio de Defensa de las razones, aunque en este caso se reiniciarán las actividades militares y policiales en el área geográfica determinada 12 horas después de que todas las partes hayan sido informadas de la cancelación.

LOS REHENES DE LAS FARC

Los rehenes que serán liberados por las FARC son los militares Luis Arturo Arcía, Robinson Salcedo Guarín, Luis Alfredo Moreno Chagüeza y Luis Alfonso Beltrán y los policías César Augusto Lasso Monsalve, José Libardo Forero Carrero, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero, Carlos José Duarte y Wilson Rojas Medina.

Las FARC anunciaron en diciembre la liberación de seis de los uniformados, pero este año, tras suspender temporalmente el operativo humanitario, decidieron poner fin al cautiverio de todos los policías y soldados –un total de diez– que tienen en su poder desde hace más de una década.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Irene Ramirez

Irene Ramirez. Responsable de campañas en Grand Step. Fue redactora de Periodista Digital entre 2012 y 2013.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído