'My sweet lord' será para siempre una canción maldita para las víctimas

En la ‘banda sonora de la tortura’ de Pinochet no faltaba Julio Iglesias ni George Harrison

Los prisioneros del régimen asociarán para siempre sus melodías al padecimiento físico y psicológico

En la 'banda sonora de la tortura' de Pinochet no faltaba Julio Iglesias ni George Harrison
Augusto Pinochet

Pero la música también permitió a algunos presos a encontrar el coraje para soportar el acoso

My sweet lord’ será para siempre una canción maldita para los torturados durante la dictadura chilena de Augusto Pinochet, según un estudio británico publicado con motivo del 40 aniversario del Golpe de Estado en Chile.

En la ‘banda sonora de la tortura’ había éxitos de Julio Iglesias, el ex Beatle George Harrison o de la banda sonora de la ‘Naranja Mecánica’.

Al igual que los protagonistas de la película de Kubrick, los prisioneros del régimen asociarán para siempre estas melodías al padecimiento físico y psicológico.

A TODO TRAPO

«Las canciones se ponían a todo volumen durante horas, todos los días, mientra se inflingían toda clase de torturas» explica Katia Chornik , investigadora de la Universidad de Manchester.

Por ejemplo, un antiguo detenido explica como sus torturadores habitualmente entonaban ‘Gigi el Amoroso’, de Dalida, antes de llevarlo al interrogatorio donde era vejado con la misma canción de fondo.

«Pero la música también permitió a algunos presos a encontrar el coraje para soportar el acoso y en algunos centros de Santiago como el de los Tres Alamos incluso se formaron coros», según la doctora Chornik.

«La música era una manera de hacer frente a su terrible sufrimiento. Muchos presos perdían consciencia de su ser y las canciones eran una manera de recordar quiénes eran y lo que creían», considera la investigadora.

La unión entre la música y la tortura es una realidad hoy en día en otros países del mundo. Por ejemplo en Irán, un centro de tortura es popularmente conocido como ‘la discoteca’ por los agentes. La música sirve, entre otras cosas para cubrir el sonido de los gritos de los torturados.

La lista se ha elaborado con el testimonio de viejos prisioneros del régimen y de un miembro de los servicios secretos chilenos de Pinochet. Durante la dictadura murieron más de 3.200 personas, cerca de 38.000 fueron torturadas y centenas de ellos desaparecieron.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído