Entrevista PD a la viuda de Oswaldo Payá

Ofelia Acevedo: «Nadie que se respete a sí mismo da como válido el juicio a Ángel Carromero por la muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero»

"Ángel Carromero fue golpeado, amenazado con pudrirse en una cárcel cubana o incluso con la muerte"

Ha paso más de un año desde que el líder del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), Oswaldo Payá, y el dirigente juvenil de este grupo opositor cubano Harold Cepero, murieran en un extraño accidente de tráfico cerca de la localidad de Bayamo (Cuba). Tanto la familia de Payá como el MCL reclaman una investigación independiente y rechazan la validez del juicio en el que se condenó al español Ángel Carromero, que conducía el coche en el que viajaban, por la muerte de los dos disidentes. Ofecia Acevedo, viuda de Oswaldo Payá, y dirigente del MCL ha visitado Periodista Digital para hablar de estas cuestiones.

EXTRACTOS DE LA ENTREVISTA

«Hay muchas contradicciones en la versión oficial [de la muerte de Oswaldo Payá y Harold Cepero]. Cualquiera que vaya al lugar donde ellos dicen que ocurrieron los hechos se da cuenta que no pudo ser posible que haya pasado como ellos cuentan en televisión que ocurrieron las cosas».

«Hay una historia de muchos años de amenazas de muerte contra mi esposo, de zafarnos las tuercas de las ruedas de nuestro carro una vez que lo hemos dejado parqueado en algún lugar, que han estado a punto de salirse del eje del carro y provocar un accidente fatal (…) Ha pasado como cuatro o cinco veces en los últimos años».

Solamente un mes antes del atentado contra mi esposo y Harold, nuestro carro fue embestido por detrás con tal violencia que volcó. No nos pasó nada porque íbamos a 40 kilómetros por hora.

«El testimonio más importante lo da Ángel Carromero, el español que conducía el auto. El primer testimonio [por un SMS enviado a España y a Suecia] es ‘un carro nos embistió y nos sacó de la carretera’. No es ‘tuvimos un choque violento’. A los dos de delante no les pasa nada y los dos de detrás están muertos. ¿Cómo se entiende eso?»

Ángel comenzó un calvario de seis meses con la Seguridad del Estado. Fue golpeado, amenazado con pudrirse en una cárcel de La Habana, con que nunca iba a volver a ver su familia, con que podría hasta morir si no aceptaba la versión del Gobierno cubano. Los que vivimos en Cuba sabemos que es la forma de actuar del Gobierno.

«Cuba no es un Estado de Derecho. Hay un solo poder que lo controla todo. El juez, el fiscal y el abogado defensor los paga el Estado cubano y la ley está en función de preservar el Estado, no la ciudadanía».

Habría que decirle al Gobierno español que presente las evidencias que tiene de que eso fue un accidente, porque yo puedo decir todo lo que sé de que no fue un accidente.

«Habría que preguntarle al Gobierno español cómo puede dar por válido un juicio en esas condiciones. No sólo que no dejaran pasar a mis hijos, un juicio donde se tomó la ciudad de Bayamo por el Ejército y la Seguridad del Estado. En un perímetro de cien metro alrededor del tribunal nadie podía entrar ni salir. Había barreras en las calles y la policía estaba en todas partes. Había calles cerradas al tránsito. No se podía entrar ni salir de Bayamo durante el día del juicio. Detuvieron a todos los opositores dos días antes y no los soltaron hasta dos días después».

Para mí esto [aceptar como válido el juicio contra Carromero] es una aberración. Nadie que se respete a sí mismo y que tenga compromiso con la verdad y la justicia da como válido un juicio con garantía procesales uno celebrado en estas condiciones en Cuba.

«Lo que salga a la luz en España, lo que España nos ayude a enseñar al mundo es de un valor incalculable, porque en Cuba no podemos hacerlo. Es una dictadura, no es un Estado de Derecho, y solamente España puede ayudarnos».

 

Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído