El presidente de EEUU dice que el acercamiento a Cuba es “un punto de inflexión para toda la región”

Nicolás Maduro: «Fue un encuentro breve, pero Obama y yo nos dijimos las verdades»

El presidente venezolano exige a EE UU que desmantele su “maquinaria de guerra psicológica, económica, política y militar”

"Yo no soy enemigo de Estados Unidos, ni mi pueblo lo es. Somos revolucionarios y queremos construir la paz".

Es patético. Nicolás Maduro ha calificado su encuentro con su homólogo estadounidense, Barack Obama, de «serio y franco».

El tirano venezolano ha subrayado que se han dicho «las verdades», además de indicar que próximamente podría abrirse un proceso de diálogo entre ambos países.

Maduro y Obama han mantenido un breve encuentro, de unos diez minutos según el mandatario venezolano, en el que han abordado la situación de sus relaciones bilaterales, en el marco de la VII Cumbre de las Américas, que se celebra en Panamá.

«Ha sido un encuentro serio, franco, nos dijimos las verdades. Fue incluso cordial», ha valorado Maduro en declaraciones a TeleSur, en las que ha valorado de forma positiva la Cumbre, que ha definido como «la cumbre de la verdad».

El gobernante venezolano ha indicado que tras la reunión, próximamente «pudiera abrirse la posibilidad de un proceso de conversaciones» entre Estados Unidos y Venezuela, con el objetivo de «explorar el camino de las relaciones de respeto».

APOYO «CONMOVEDOR»

El fin de estas posibles conversaciones, ha subrayado Maduro, sería «despejar la oscuridad que se ha montado con ese decreto que se ha rechazado con vehemencia en español, inglés, francés y portugués». «Es el clamor de América Latina», ha subrayado.

El sátrapa chavista ha celebrado el supuesto apoyo recibido por numerosos países latinoamericanos respecto al decreto estadounidense:

«Venezuela ha recibido el apoyo de toda la región», ha afirmado, calificándolo de «impresionante» y «conmovedor».

«Yo no soy enemigo de Estados Unidos, ni mi pueblo lo es. Somos revolucionarios y queremos construir la paz».

«AMENAZA» PARA EEUU

La relación entre ambos países se ha tensado durante los últimos meses después de que Obama aprobase un decreto en el que se consideraba a Venezuela una «amenaza» para la seguridad estadounidense y se aprobaban sanciones a siete altos cargos.

Maduro inició una recogida de firmas en contra del decreto para entregarlas en la Cumbre, que habrían alcanzado los 10,5 millones según datos del Gobierno venezolano.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído