Agosto se inicia con una tiranía con cara lavada también en eso de explotar seres humanos

Obama santificará a los Castro

Obama santificará a los Castro
Barack Obama con Raúl Castro. AL

Obama y Kerry sacan de la “lista negra” donde merecidamente han estado y deben seguir, al paraíso de los pedófilos del mundo, al lupanar caribeño, a los esclavistas de médicos, de entrenadores y hasta de estudiantes

Una semana después del restablecimiento de los vínculos diplomáticos bilaterales y tras dos meses de la retirada de Cuba de la lista de patrocinadores del terrorismo porque según la administración de Obama «el Gobierno de Cuba no ha dado ningún tipo de apoyo al terrorismo internacional en los últimos seis meses», asunto que da risa cuando se sabe que en esa isla siguen existiendo campos de entrenamiento terrorista, oficinas de grupos terroristas islámicos, delincuentes internacionales buscados por policías del mundo, el Departamento de Estado también eliminó el lunes 27 de julio a Cuba de la lista de países cómplices con el tráfico de personas.

La Cuba castrista desde el año 2003 estaba entre los países que se dedican al tráfico de personas en el mundo, pero parte de ese loco enamoramiento o grueso negocio (?) de Obama y Kerry con los tiranos cubanos, también ha dado borrón a un asunto tan evidente y tan comentado y con pruebas más que concluyentes como para que hubiese un cierto recato y no sacarles así no más de una lista negra donde su presencia estaba más que justificada y regalarles una «observación especial», que es como decir perdón, impunidad y libertad para seguir esclavizando seres humanos.

Así, agosto se inicia con una tiranía con cara lavada también en eso de explotar seres humanos ya que Obama y Kerry sacan de la «lista negra» donde merecidamente han estado y deben seguir, al paraíso de los pedófilos del mundo, al lupanar caribeño, a los esclavistas de médicos, de entrenadores y hasta de estudiantes a los que por décadas los han explotado en las «Escuelas al Campo». Dejan a Venezuela, Rusia, Irán, Siria y Corea del Norte, entre otros, pero realmente ya esas listas gringas lo que dan es vergüenza y con seguridad violadores y esclavistas se las pasan por valga sea la parte…

Como el alebrestamiento ha sido la impronta castrista siempre, en un comunicado publicado en la página web de la cancillería cubana se reitera que «Cuba no debe figurar en ninguna lista unilateral ni ser objeto de vigilancia alguna», cacareando un fulano compromiso del gobierno de Raúl Castro «con la tolerancia cero en la lucha contra la prostitución y el comercio sexual u otras formas de trata de personas».

Y repitiendo lo que siempre digo sobre esta memoria mía perennemente tenaz, citaré algo que ya comentaba hace 11 años (Julio 2004) en uno de mis editoriales para Radio Mambí Univision (Miami) y que no olvido ni dejo que otros olviden. En aquella oportunidad comentaba sobre un link a una página de Internet donde se publicitaba la gran «industria» castrista del jineterismo. Esa página por cierto me fue muy útil como prueba de que cuando califiqué a Fidel Castro de chulo jinetero, lo hice basándome en sus «innegables atributos y acciones».

Esto no se recuerda o se finge no conocer. Pero hace 11 años ya, el Gran Chulo se lanzó por la calle del medio de la trata de blancas y ayudado por unos queridos y amorales socios españoles, utilizando las tecnologías de internet, inició la publicidad de su burdel y así colocó en la red a mujeres y hombres cubanos como artículos comprables en lo que era un nuevo E-comerce revolucionario. El jinetero histórico, a través de ese «honorabilísimo y revolucionario» holding binacional que montó váyase a saber con qué hampones españoles, y que se presentaba como «Contactos Amor, relaciones Caribeñas» colocó -sin empacho ni vergüenza alguna- en internet sus carteles de esclavos y esclavas sexuales Made in Cuba.

Y hoy debo repetir textual lo que dije en julio de 2004 porque la avidez y la amoralidad de los esperpénticos chulos Castro y su nomenclatura siguen intactas. Paraíso de pedófilos, de putañeros. De viejas y viejos viciosos. Burdel barato que tal vez con clientela norteamericana suba de clase, pero continúe justificando su permanencia en esa «lista negra» como en la de patrocinadores del terrorismo.

No quieren «vigilancia alguna» ni en sus vínculos con terroristas ni en sus operaciones bancarias aunque Cuba esté entre los 20 países etiquetados en 2014 por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), como «de alto riesgo» por la posibilidad de lavado de dinero. No quieren vigilancia sobre el tráfico de personas, sean jineteras, sean médicos, entrenadores, cooperantes o estudiantes. Pero la realidad es que desde 1959 los cubanos son esclavos, realidad que importa un pito a Obama, a Kerry, a Bergoglio y a otros del mismo parecer, afanados en santificar a uno demonios que destruyeron Cuba y también Venezuela.

NOTA.- Más columnas de Eleonora Bruzual

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído