16 años de desastre castrochavista

Venezuela Estado fallido, pueblo fututo

Venezuela Estado fallido, pueblo fututo
Censura, represión, presión social y manipulación. EP

Sin ganas de polemizar con los que se ofenden por el término y pretenden decir que la calificación de Estado fallido es un abuso más del «Imperio», sólo basándome en la terrible realidad que atraviesa mi país, Venezuela, he titulado esta columna.

Realidad que muestra los parámetros que especialistas toman en cuenta para definir las fallas de regímenes que conducen a países a esa situación.

Así, 16 años de desastre castrochavista hunden a Venezuela en:

  • 1.- Fracaso social, político, y económico. Presencia de un gobierno tan débil o ineficaz, que tiene poco control sobre vastas regiones de su territorio
  • 2.- Régimen incapaz de proveer servicios básicos
  • 3.- Régimen que muestra altos niveles de corrupción y de criminalidad
  • 4.- Régimen que motiva en los ciudadanos la necesidad de emigrar y pedir asilo en otros países
  • 5.- Régimen que impone degradación económica

Igualmente se contempla en la definición el régimen que ha organizado y apoyado a grupos armados, que por lo general terminan desafiando directamente la autoridad del Estado que concluye imposibilitado de hacer cumplir sus leyes, debido a las altas tasas de criminalidad, a la corrupción extrema, a un extenso mercado informal, a una burocracia impenetrable, a la ineficacia judicial y a la interferencia militar en la política… Y esta enumeración y definición resulta un retrato hablado de la tiranía castrochavista (La triste realidad del ejemplo a seguir de los podemitas: en Venezuela muere más gente que en Irak y Siria).

No hay que complicarse mucho para explicar por qué es una tragedia la que vivimos los venezolanos. Solo si tomamos en cuenta que en los primeros seis meses del año 2015 a la morgue de Bello Monte, Caracas, fueron ingresados 2.642 cadáveres de personas que murieron en diferentes hechos violentos, ahorro palabras…

Y como en este horror los records sangrientos son superados a diario, acoto que en el primer semestre los meses con mayor número de ingresos reportados a la medicatura forense fueron marzo con 485 cadáveres y mayo con 468, también junio con 425 víctimas. Pero como les digo, julio superó el record de junio e ingresaron a la mencionada morgue 435 cadáveres, de los cuales 286 se registraron en los primeros 18 días (La oposición al chavismo marcha por las calles clamando contra el hambre en Venezuela).

Y no es una violencia caraqueña, Venezuela toda está teñida de sangre. Otra estadística pavorosa nos la da el Estado Carabobo, con un militar rojo al frente del gobierno regional y más de 141 homicidios en el mes de julio. Con esta cifra suman 1.051 muertes ocurridas en la entidad en los primeros siete meses de 2015, como lo reseña el diario El Carabobeño.

Y en el Estado Zulia, también feudo de otro militar rojo y golpista, fueron asesinados de manera violenta durante los primeros seis meses del año 774 ciudadanos, según las cifras presentadas por el concejal de Maracaibo y coordinador político de Voluntad Popular, Ángel Machado, quien señaló que en comparación con el año 2014 la tasa de homicidios aumentó 35%, ya que se registraron 200 homicidios más que el año pasado en el mismo lapso.

Y no hay nada que me pueda cambiar la aterradora percepción. Un nuevo espanto se conoció el pasado viernes 7 de agosto, espanto para algunos, ya que otros, la mayoría, ni se inmutan. Aparece una mujer desmembrada: la cabeza en el asiento de su vehículo y el cuerpo en el portamaletas… y este macabro hallazgo no sacude a un país que se abrazó a la muerte.

En el Estado fallido que es Venezuela, hijo de una seudorevolución de malandros depredadores, 110 cadáveres fueron ingresados en la morgue de Caracas entre el 1° y el 8 de agosto, algo que se repite en todo el territorio. Por ello, por las interminables colas de seres hambrientos y desesperados buscando comida y medicamentos, por la falta de salud pública, por una economía quebrada, donde un dólar le cuesta al venezolano 700 bf y su sueldo mínimo es de poco más de 7.500 bs al mes, 10 dólares aproximadamente, por una amoral camarilla empoderada, indiciada en narcotráfico, en estafas y traición a la nación, esto es un Estado fallido.

Sabiendo que un 1,800,000 venezolanos han emigrado en los últimos 10 años, acorde al estudio de la Cámara Venezolano-Americana Venamcham, con una migración de 600 mil profesionales con edades entre 25 y 40 años de edad y un alto nivel educativo (carrera universitaria, maestría o doctorado) y de acuerdo a la denuncia de abril de 2015 del presidente de la Federación Médica Venezolana, Douglas León Natera que asegura que 13.000 médicos venezolanos se fueron del país, más la iniquidad salarial, la escasez de insumos y la inseguridad personal tenemos que Venezuela es un Estado fallido con un pueblo fututo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído