El futuro de Argentina

Si Massa quiere gana Solá ¿pero quiere?

Si Massa quiere gana Solá ¿pero quiere?
Felipe Solá y Sergio Massa. AG

Víctor Lapegna escribió un muy buen artículo de opinión en el Informador Pública titulado: Lo mejor para Scioli sería que Solá fuera su sucesor en la gobernación bonaerense («Cristina Kirchner es la prueba de que una mujer puede ser más corrupta y más trapacera que un hombre»).

Y cuando afirmamos que es un muy bien artículo no solo por su acertado análisis sino porque suscitó en nosotros poner por escrito una duda que tenemos desde el final de las PASO, que es: ¿Massa juega a ganar con una estrategia errónea por donde se la mire?.

Atención que ya de equivocó dos veces: una cuando no pudo contener y cerrar con los radicales, que serán lo que sean pero, de casi mil quinientos municipios que tiene Argentina, ellos tienen quinientos cincuenta. Y otro, cuando jugó a presidente en lugar de ir por la gobernación de Buenos Aires.

Todo indica que Vidal llegó a su techo con sus 2,2 millones de votos, que Anibal por él mismo también con sus 1,6 millones, pero el que está en su piso y no en su techo es Solá con sus 1,5 millones. Los que están en juego son los 1,5 millones de votos de Domínguez-Espinosa que quedaron resentidos, como quedó Randazzo, con el kircherismo puro. Y quedaron resentidos ambos porque les pasó lo que a un primo mío, Agustín Huarte, que corría en fórmula 4 en el autódromo y siempre llegaba atrás, y así un día le comento: pero Agustín vos nunca ganás. Sabés Beto, me dijo, me hacen correr para adornar la fiesta. ¡No sea cosa qué la parodia democrática que armó el kirchnerismo no le salga por la culata!

¿Qué ha hecho Massa desde las PASO hasta acá? Viaja a la Rioja, a Jujuy y a Tucumán a acusar a los terratenientes, a los caudillos políticos provinciales. En una palabra, va con un discurso progresista, mutatis mutandi como el del kirchnerismo a vencer, a los distritos donde no hay votos. ¿qué pueden aportar todos los votos de la Rioja y Jujuy a la elección nacional? Un sorondo, esto es, el cero más rotundo y más redondo.

Massa, que seguro no va ganar, pero sí Solá, tiene que ir a la tercera sección electoral y más específicamente a La Matanza, a juntar votos allí donde los hay para Solá, que triunfando es el único que le puede ofrecer una plataforma para llegar con alguna posibilidad a ser candidato a presidente en el 2019.
Más precisamente Massa tiene que instalarse en la plaza de San Justo en forma permanente y hablar de las bondades de Solá gobernador, con los asesores, operadores y punteros del peronismo que son docenas y que se juntan en el bar de la esquina de la Plaza.

Sabemos que esta estrategia que proponemos no tiene la vistosidad de las de Durán Barba, ni el hilvanado del Chueco Mazzón, ni las sutilezas de Juanjo Álvarez, pero esto es lo que tiene que hacer para no quedar como un boy scout de la política argentina.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído