Se tardó varios meses en descubrir el crímen

Un preso asesina a su esposa durante una visita y la entierra en su celda

Los agentes tuvieron que levantar todo el suelo del recinto para hallar el cuerpo

Un preso asesina a su esposa durante una visita y la entierra en su celda
La víctima y su asesino, Marco Antonio Ramírez Colque. PD

El facineroso cumplía una condena de 30 años de prisión por el asesinato de su antigua novia

El tipo ha caído porque lo denunció un colega, al que debía 1.000 dólares y se negaba a pagarlos.

El facineroso, que cumplía  una condena de 30 años de prisión por el asesinato de su antigua novia, dio matarile a su actual esposa a la que enterró en su celda de una cárcel en la región boliviana de Santa Cruz (este).

El cuerpo de la infeliz -lo que queda de este- fue retirado el martes por la noche de una celda en la cárcel cruceña de Palmasola, después de que un cómplice del marido lo denunciara porque no le pagó los 1.000 dólares que le había ofrecido a cambio de su ayuda.

«Él habría victimado a su esposa en su celda y con ayuda de otro interno procedieron a enterrarla dentro de su misma celda. Sellaron con cemento toda la habitación. Abrieron prácticamente una tumba y (allí) se ha encontrado el cadáver de la señora».

Los agentes tuvieron que levantar el suelo de la celda para hallar el cuerpo, que llevaba varios meses oculto en el lugar.

El recluso fue identificado por los medios como Marco Antonio Ramírez Colque, quien en 2013 fue sentenciado a 30 años de prisión sin derecho a indulto por el asesinato de su exnovia.

La esposa de Ramírez fue testigo en el juicio que se le siguió por aquel crimen y denunció entonces que fue víctima de violencia durante los 15 años que vivieron juntos, según el diario cruceño El Deber.

El cuerpo fue trasladado a la morgue de Santa Cruz «para establecer la data y causas de la muerte», señaló Guzmán.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído