El financiador y amigo de Podemos lanza cargas y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes

El chavista Maduro saca los carros blindados a la calle para frenar la marcha hacia la libertad del pueblo venezolano

La marcha para reclamar el referéndum revocatorio del presidente ha sido la primera prueba de fuego del estado de excepción

Los rivales del presidente Maduro dan por concluida la protesta tras no poder llegar al Consejo Nacional Electoral

El chavista Nicolás Maduro ha sacado los blindados este 18 de mayo de 2016  para impedir la manifestación de la oposición que reclama un referéndum revocatorio de su mandato (Albert Rivera va a Venezuela invitado por la oposición democrática y hablará en la Asamblea).

Miembros de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) dieron por concluida la marcha después de entregar a un rector del CNE sus exigencias, pero muchas personas hacían caso omiso al llamamiento y trataron se seguir avanzando.

La respuesta de los agentes chavistasha sido brutal. En primer lugar, han bloqueado cualquier acceso hacia la plaza de Venezuela, donde los opositores pretendían iniciar la concentración para, de ahí, avanzar hacia la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Ante la masiva llegada de manifestantes, los agentes han iniciado cargas slavajes y han lanzado gases lacrimógenos para tratar de dispersarlos.(«El manual bolivariano: las colas en cajeros y gasolineras, la desesperación de los jubilados…»).

«¡Revocatorio!!, «¡El pueblo arrecho defiende sus derechos!», eran algunas de las consignas que gritaban en la Avenida Libertador, donde se ha formado el mayor tapón entre los manifestantes y una cantidad ingente de policías y guardias.

Mientras, en la plaza Venezuela, centenares de simpatizantes chavistas sí habían conseguido perpetrase en el lugar, blindada por agentes en todos sus accesos.

Por la rotonda de la plaza circulaban cada cierto tiempo decenas de motorizados chavistas en bloque, como una señal de amedrantamiento.

Pese a los obstáculos, la convocatoria no se ha desinflado. Contra viento y marea se ha desarrollado este miércoles 18 de mayo de 2016 la marcha de la oposición hasta la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) para exigir la validación de las firmas para activar el referéndum revocatorio del presidente Nicolás Maduro (El Gorila Rojo se sube al árbol).

La marcha ha arrancado en un clima de enorme tensión y se produce después de que el Ejecutivo decretara el Estado de Emergencia Económica y el Estado de Excepción.

Henrique Capriles, excandidato presidencial y principal líder opositor en Venezuela, suele repetir desde hace meses que el país es una bomba a punto de explotar. Todo el mundo está pendiente de cuándo será el momento del estallido. Mientras llega, la tensión, pero sobre todo la incertidumbre por el devenir del país, aumenta con el paso de los días.

Altos dirigentes chavistas han anunciado que no permitirán que se celebre el referéndum revocatorio del presidente Nicolás Maduro, para el que la oposición está recogiendo millones firmas.

El líder opositor Henrique Capriles ha llamado a los venezolanos a ignorar el estado de excepción.

Además de contra Maduro y su Gobierno, las críticas de los manifestantes se han volcado a la actitud de la Policía y la Guardia Nacional Bolivariana. «Guardia, escucha, únete a la lucha», gritaban los manifestantes». Ya en la víspera, Capriles había lanzado un claro mensaje: «Le digo a la Fuerza Armada: aquí está llegando la hora de la verdad, de decidir si usted está con la Constitución o con Maduro».

El ambiente que se respira en la capital venezolana es similar al de los días previos a las elecciones parlamentarias del pasado diciembre. Maduro, al decretar el estado excepción, ha llevado al límite a sus adversarios, que controlan casi en vano la Asamblea Nacional desde enero.

El temor a un estallido violento a raíz de las protestas sigue vigente. Pero hay factores también que, como hace seis meses, parecen impedirlo. O retrasarlo.

La presencia de expresidentes internacionales, entre ellos el español José Luis Rodríguez Zapatero, invitados por el Gobierno chavista, sería un batacazo para Maduro. El papel de los militares, el mayor hermetismo del país, también será determinante.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído