El Gobierno pide al Supremo que revise las sentencias que anulan el Parlamento

Los verdugos chavistas se ‘acojonan’ y comienzan la marcha atrás para frenar el autogolpe en Venezuela

Henrique Capriles: "Maduro agarró el camino de la dictadura y Zapatero ha quedado descalificado"

Los verdugos chavistas se 'acojonan' y comienzan la marcha atrás para frenar el autogolpe en Venezuela
Nicolás Maduro junto a los miembros de Tribunal Supremo venezolano. VZ

l caso venezolano requiere que el mundo democrático declare su posición: o está con la democracia o no lo está

El Consejo de Defensa de la Nación de Venezuela (Codena) ha exhortado en la madrugada del sábado 1 de abril de 2017 al Tribunal Supremo de Justicia a que revise las sentencias que él mismo emitió hace tres días y que despojaron al Parlamento, de mayoría opositora, de sus funciones.

La decisión supone que el chavismo, presionado por la condena generalizada de la comunidad internacional y la grieta creada entre sus aliados de los restantes poderes públicos, ha desandado el camino del golpe de Estado que provocó el máximo tribunal con sus fallos a mediados de semana y que apoyó con su silencio el presidente Nicolás Maduro.

En una entrevista a ‘El País’, este 1 de abril de 2017, el dirigente opositor Henrique Carpiles ha sido taxativo:

  • Pregunta. ¿Hay un golpe de Estado en Venezuela?
  • Respuesta. “En mi país se dio un golpe de Estado. Maduro agarró el camino de la dictadura. No quiere convocar elecciones. El caso venezolano requiere que el mundo democrático declare su posición: o está con la democracia o no lo está”.
  • P. ¿Quiere un diálogo?
  • R. “Maduro quiere un diálogo. Pero para nosotros es inaceptable la conducta, el comportamiento, la ‘mediación’ del expresidente Rodríguez Zapatero. Él (Zapatero) lideró el fracaso del diálogo. No vamos a volver a un escenario fracasado. No vamos a volver otra vez a ver la misma película”.
  • “Las declaraciones de Zapatero sobre la sentencia del Tribunal Supremo son realmente desafortunadas. ¿Cómo se puede pedir prudencia y cautela ante una sentencia de un Tribunal que está eliminando al Parlamento, asumiendo las competencias? No aceptamos que, en esta etapa en la que nos encontramos, sobre la eventualidad de un proceso de diálogo con la expectativa de generar resultados, éste pueda ser liderado por Zapatero. Zapatero quedó descalificado”.

EL PARIPE DE LOS VERDUGOS

El vicepresidente Tarek El Aissami leyó el comunicado con la decisión en una retransmisión obligatoria de radio y televisión.

La resolución busca, según dijo, «mantener la estabilidad institucional y el equilibrio de poderes mediante los recursos contemplados en el ordenamiento jurídico venezolano».

En el acuerdo se ratifica que el Supremo, que está controlado el régimen, es la instancia competente para dirimir los conflictos que se presenten entre las ramas del poder público.

Se trata de una decisión insólita e inédita en la historia del movimiento político que rige los destinos del país desde hace poco más de 18 años.

La distancia marcada el viernes por la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, quien no asistió a la sesión, pone límites al reiterado esfuerzo del régimen por no reconocer las labores del control legislativo y les obliga a repensar de qué forma pueden convivir con un poder en manos de la oposición.

EL PUEBLO Y LOS CARADURAS

De momento el régimen insiste en que la Asamblea Nacional sigue en desacato. Pero ha quedado claro que no puede evitar reconocer al Legislativo de forma permanente por la imagen que esto provoca entre la comunidad internacional.

A esa presión se ha agregado ahora el afán de la fiscal general, una histórica aliada de la autodenominada revolución bolivariana, de respetar las formas, un activo que el régimen cuidó con celo durante la gestión de su líder Hugo Chávez, y de garantizarse su supervivencia mucho más allá de la circunstancial presencia del chavismo en el poder.

Maduro, después de tres días de silencio, ha querido mostrarse como el mediador entre los poderes y a la vez quitarse el estigma de dictador que le confería el tácito acatamiento de las sentencias. Si tiene o no éxito en su propósito es un asunto que está por verse.

Por el momento ha aprovechado para reiterarle a sus adversarios su disposición a dialogar con la mediación del Vaticano y de la terna compuesta por los expresidentes de España, José Luis Rodríguez Zapatero, Panamá, Martín Torrijos, y República Dominicana, Leonel Fernández.

Todos esos esfuerzos han fracasado porque el régimen bloquea cualquier salida a la crisis política y económica y además se niega a convocar las elecciones regionales por el miedo a seguir perdiendo el control total que alguna vez ostentó. La idea de los acuerdos entre fuerzas opuestas es un verdadero desafío para el chavismo y una oportunidad de reinvención como movimiento político.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído