El expresidente socialista de Brasil

Lula da Silva condenado a nueve años y medio de cárcel por corrupción

El político puede recurrir la condena en primera instancia por delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero

Lula da Silva condenado a nueve años y medio de cárcel por corrupción
El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. BR

Es el primer presidente en la historia de Brasil en ser condenado por esos delitos

Ha caído un grande. Y estrepitosamente. El caso Petrobras se ha cobrado su mayor víctima en los tres años que lleva desgranando la corrupción en las élites brasileñas. El expresidente más popular del país, Luiz Inazio Lula da Silva, ha sido condenado a nueve años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

El juez Sergio Moro sentenció este 12 de julio de 21017 al ex presidente por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

Moro determinó que el ex mandatario recibió sobornos de la empresa constructora OAS, una de las más grandes del país.

Entre las ventajas recibidas por Lula figuran además un lujoso apartamento tríplex de 215 metros cuadrados en un complejo nuevo en Guarujá, en el litoral del estado de San Pablo.

A cambio de estos «favores», el ex presidente y líder sindicalista, habría facilitado contratos millonarios a esa compañía con Petrobras, según se desprende de la investigación.

La justicia brasileña concluye que Lula actuó como «jefe» del esquema de corrupción que salpicó a su gobierno y al de su sucesora Dilma Rousseff durante más de una década. Con esta condena, el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) se convirtió en el primer presidente brasileño condenado de la historia.

Según la sentencia, Lula «participó conscientemente del esquima criminal, inclusive tenía consciencia de que los Directores de Petrobras utilizaban sus cargos para recibir ventajas indebidas en favor de agentes políticos y partidos políticos».

Y añade:

«De estos valores (los aportados por OAS) 3.738.738 reales fueron destinados específicamente al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva».

Ese sería el valor que tiene el tríplex en cuestión recibido de manos de uno de los ejecutivos de la compañía más otra de más de un millón de reales.

Junto al ex presidente brasileño, también fueron condenados por el mismo delito de corrupción pasiva y lavado de dinero José Adelmário Pinheiro hijo, presidente del Grupo OAS, Franklin Magalhaes Medeiros, director de esa firma, y otros ejecutivos. También a Paulo Tarciso Okamoto, presidente del Instituto Lula.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído