Todos los bienes del dictador venezolano en Estados Unidos quedan congelados

EEUU impone duras sanciones al dictador Nicolás Maduro

El Departamento ddel Tesoro prohíbe a personas e instituciones de ese país realizar transacciones con el sátrapa chavista

EEUU impone duras sanciones al dictador Nicolás Maduro
Donald Trump y Nicolás Maduro VZ

Trump despide a su director de comunicación a los 10 días de nombrarle / El presidente toma esta decisión a petición del general Kelly en su primer día como jefe de gabinete de la Casa Blanca

Se acabó lo que se daba. Y para vergüenza de la opulenta Unión Europea, han sido Estdos Unidos y su Administración quienes han tomado la delantera.

Estados Unidos ha declarado una guerra diplomática a la Venezuela chavista.

El Departamento del Tesoro impuso este 31 de julio de 2017 sanciones al presidente venezolano, Nicolás Maduro, al que acusa de socavar la democracia al día siguiente de la votación de una Asamblea Nacional Constituyente.

La penalización supone la congelación de activos de Maduro bajo jurisdicción estadounidense y la prohibición de que ciudadanos estadounidenses puedan hacer transacciones con él. Washington avisó el domingo, tras la polémica votación, que tomaría «medidas fuertes y expeditivas» contra Caracas.

El Tesoro enmarca las sanciones en una orden ejecutiva que le permite castigar a altos funcionarios actuales y pasados de Venezuela por socavar la democracia en el país caribeño.

El Gobierno de Donald Trump impuso la semana pasada nuevas sanciones a 13 altos cargos venezolanos y avanzó que, en caso de celebrarse la votación de la Constituyente, podría imponer por primera vez penalizaciones sectoriales a Caracas, como en el comercio petrolero, algo que por ahora sigue sin ocurrir.

SOPRESA EN LA CASA BLANCA

Donald Trump podrá ser muchas cosas malas, pero no dubitativo.  Nada le dura al presidente. Sus apuestas más personales caen a una velocidad vertiginosa.

Así ocurrió con su consejero de Seguridad Nacional, el duro Michael Flynn, fulminado a los 24 días de su designación por sus mentiras sobre la trama rusa.

Ahora le ha llegado el turno a Scaramucci, un pequeño tiburón financiero de Wall Street, que sin experiencia política había mostrado una bajeza insólita incluso en la selva de Washington.

En su cruzada por acabar con las filtraciones que sacuden la Casa Blanca, atacó al entonces jefe de gabinete, Reince Priebus, al que acusó de ser “un jodido paranoico esquizofrénico”; insultó al estratega jefe, Stephen Bannon (“yo no intento mamármela como él»), y presionó sin escrúpulos a un conocido periodista de The New Yorker para que delatará a los topos.

Todo en menos de 24 horas y a cinco días de su nombramiento.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído