Mundo
Andrés Manuel López Obrador (MÉXICO). EP

Grave no es, pero anda el personal con los nervios de punta en esto del sexismo, el feminismo, el paternalismo y el periodismo, por lo que un pequeño desliz como el cometido por Andrés Manuel López Obrador puede desatar una tormenta.

Semana de polémica para el presidente electo de México, quien desatinadamente llamó "corazoncito" a una reportera, al negarle una declaración.

El pasado 5 de septiembre de 2018 un grupo de reporteros abordó a López Obrador para preguntarle su opinión acerca de una supuesta negociación en la Cámara de Senadores entre su partido Morena y el Partido Verde.

Esto luego de que el senador Manuel Velasco, del Partido Verde, pidió licencia en la primera sesión de la nueva Legislatura para volver como gobernador al estado de Chiapas, donde a su vez también había solicitado permiso para contender por una senaduría.

En una primera votación el pleno del Senado negó la licencia a Velasco, quien se ha mostrado muy cercano a López Obrador, y en una segunda votación la mayoría de Morena cambió el sentido de su voto y aprobó la licencia.

Una reportera abordó posteriormente a López Obrador afuera de su casa de transición para preguntarle al respecto, y el presidente electo le respondió:

"No voy a hablar de eso, corazoncito".

Su respuesta encendió la indignación en redes sociales de mujeres y hombres que lo cuestionaron por su expresión que consideraron sexista.

"Muy mal la expresión 'corazoncitos' para las reporteras que cuestionan a #AMLO. Cero respeto a la profesión de las periodistas al usar esa expresión, se nota el desdén... por no hablar del machismo que implica. Qué decepción", comentó la reportera Imelda García.

Al día siguiente, el presidente electo explicó sus palabras cuando otro periodista le preguntó por la polémica.

Argumentó que lo hizo "con cariño" porque "estima mucho" a los periodistas.

"Son ustedes mis corazones, mis corazoncitos, yo les estimo mucho, les quiero. Yo llevo a la práctica el principio filosófico del amor al prójimo: amor y paz. ¿Cómo les voy a tratar? Pues así con cariño, no soy autoritario, soy feliz, gracias a la vida".