Fuera de control

La Venezuela chavista revienta: la inflación está ya en el 130,000% anual

Lo determinante, clave de todo el desastre, es la criminal ineptitud del tirano Nicolás maduro y sus sicarios chavistas.

Mientras el diatcor planea eliminar tres ceros al bolívar y crear un sistema de moneda doble similar al de Cuba, el tiempo corre cada vez más en su contra.

Pese a que el dólar se mantiene en torno a los 250,000 bolívares por unidad -250 tras la reconversión, la mitad del billete más grande que circulará desde junio-, los precios siguen disparados ante la escasez de bienes y la impresión desaforada de dinero por parte del Banco Central de Venezuela, y la inflación ya alcanza los seis dígitos.

Un estudio de Bloomberg, que mide semanalmente el crecimiento del precio del café con leche ante la falta de estadísticas oficiales -solo las ofrece la Asamblea Nacional, de mayoría opositora- muestra unas cifras escalofriantes para finales del primer trimestre de 2018.

En concreto, el precio de la bebida de un desayuno se ha disparado un 500% en apenas tres meses, lo que equivaldría a un 129,500% anualizado. El porcentaje interanual es del 6,567% y el mensual alcanza ya el 140%.

El dato situaría a la actual crisis venezolana en el puesto 32 de 57 la tabla de peores hiperinflaciones de la historia, y sin visos de detenerse, dado que el hundimiento de su principal fuente de divisas, la producción de crudo en PDVSA -que ya se ve obligada a importar combustible extranjero-, la suspensión de pagos en su deuda internacional y las sanciones de Estados Unidos a su última fórmula para financiarse internacionalmente -el Petro- no auguran ninguna recuperación.

Al ritmo actual (y si no se acelera aún más estos meses), para cuando aparezcan los nuevos billetes en circulación en junio, la taza de café habrá pasado de 120,000 bolívares (120 nuevos) a 691,000 bolívares (691 nuevos), más que el billete más grande que aparecerá, de 500 bolívares nuevos (500,000 actuales).

La crisis venezolana ha llevado a cifras enormes de sus ciudadanos a emigrar a otros países, especialmente sus vecinos Brasil y Colombia.

En algunos casos, los emigrantes han recurrido a vender bolsos hechos de billetes de bolívar, que ofrecen a mayor precio que su valor facial.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído