Guatemala

Todas las claves para entender el posible envío de militares de EE.UU. a Guatemala para detener la inmigración

Una carta y la firma de un acuerdo bilateral provocaron que el mandatario guatemalteco, Jimmy Morales, reconociera que hubo propuestas para desplegar tropas estadounidenses con el propósito de frenar el flujo de migrantes

Todas las claves para entender el posible envío de militares de EE.UU. a Guatemala para detener la inmigración
Jimmy Morales RT

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, reconoció que hubo «propuestas» para desplegar militares de EE.UU. en la frontera entre su país y México, con el objetivo de reducir el flujo migratorio proveniente de Centroamérica, según recoge Manuel Hernández Borbolla en rt.

«Hubo propuestas y seguirá habiendo propuestas de otros países que plantearon y platean la posibilidad de que se diese el acompañamiento de tropas para brindar seguridad en temas migratorios. Pero de que alguien haga una propuesta a que uno pueda firmar un convenio, o pueda aprobarlo, son temas diferentes», dijo Morales el pasado martes ante las preguntas de los periodistas.

No obstante, el mandatario centroamericano indicó que sí ha existido tanto «cooperación civil como militar», pero que eso no significa «traer tropas» estadounidenses a territorio guatemalteco. Esas declaraciones han despertado varias confrontaciones con la prensa de su país.

A principios de junio, el Comando Sur de EE.UU. informó que enviaría a 300 marines a Guatemala, Honduras, El Salvador y Belice, con el fin de entregar «ayuda humanitaria» y fortalecer la capacidad de respuesta estadounidense en la región, en caso de algún «desastre o emergencia».

El acuerdo firmado con EE.UU.

Aunque el presidente guatemalteco ha declarado ante medios que su Gobierno no ha aprobado el despliegue de militares estadounidenses en la frontera norte de Guatemala, funcionarios de su país reconocieron la firma de un acuerdo reciente para fortalecer la seguridad regional.

A finales de mayo, el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU., Kevin K. McAleenan, visitó Guatemala para participar en reuniones con distintos sectores para abordar el tema migratorio.

El 27 de mayo, Guatemala firmó un nuevo Memorando de Cooperación con EE.UU. para «contribuir a detener el flujo de inmigrantes ilegales que se desplaza en dirección norte, desde Centroamérica» hasta el territorio estadounidense.

A través de este acuerdo, ambos países buscan reforzar la cooperación en seguridad fronteriza mediante capacitación, acciones conjuntas para contrarrestar el flujo ilegal de personas, drogas y dinero, así como implementar «mejoras en cuanto a la identificación y administración de inmigrantes ilegales y la detención de ellos», según se lee en un comunicado de la Embajada de EE.UU. en Guatemala.

La carta que desató la controversia

La polémica en Guatemala sobre la llegada de militares estadounidenses se produjo luego de que se diera a conocer que, el pasado 16 de abril, el congresista de Texas Vicente González envió una carta al presidente de EE.UU., Donald Trump, en la que asegura que Morales estaría dispuesto a permitir la instalación de tropas militares en la frontera norte de su país.

Según la misiva, dada a conocer por el diario estadounidense Washington Post, el legislador texano aseguró a Trump que tras varios acercamientos con Morales, el mandatario de Guatemala estaría dispuesto a la instalación de efectivos militares en territorio centroamericano.

«El presidente Jimmy Morales ha indicado que daría la bienvenida a la introducción de tropas de EE.UU. en la frontera norte de Guatemala. Migrantes del Triángulo Norte primero deben atravesar la frontera Guatemala-México en su travesía al norte», escribió el congresista González en su mensaje a Trump.

El legislador estadounidense aparece recurrentemente en las giras de Morales por EE.UU., lo que ha derivado en que González haya sido identificado por algunos analistas como un interlocutor entre ambos Gobiernos.

La intención de EE.UU. de fortalecer los acuerdos de seguridad regional con los países centroamericanos se produjo casi en paralelo a la amenaza de Trump de imponer aranceles a todas las mercancías mexicanas, como una medida para presionar al Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y obligarlo a modificar su política migratoria.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido