Los magistrados rechazaron la apelación del expresidente, condenado en una causa por corrupción y lavado de dinero

El Tribunal aumenta por unanimidad a 17 años la pena de prisión contra Lula da Silva en el caso Atibaia

Los tres jueces del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF4) votaron por unanimidad aumentar la pena de 12 años y 11 meses por la que fue condenado en febrero en primera instancia.

La Justicia brasileña aumentó a 17 años y un mes de prisión la pena contra Luiz Inácio Lula da Silva, expresidente de Brasil (2003-2010), por corrupción y lavado de dinero en el caso un apartamento en Atibaia, Sao Paulo.

El relator del caso Lava Jato João Pedro Gebran Neto, fue el primero en emitir su voto en la sesión. Tras la decisión de Gebran Neto, el magistrado Leandro Paulsen votó en el mismo sentido que su antecesor, ampliando la pena de prisión.

Finalmente, el presidente del TRF4, Carlos Thompson Flores, confirmó el aumento de la sentencia.

Los magistrados concluyeron que Lula se benefició de las obras por cerca de un millón de reales (más 235.000 dólares) en la vivienda en Atibaia, dentro de un esquema de corrupción en el que estaban envueltas varias constructoras –Odebrecht, OAS y Schahin–, a cambio de contratos con la estatal Petrobras.

Además, los jueces ignoraron una decisión del Tribunal Supremo Federal (STF) que anuló hace varios meses las condenas de dos exgerentes de Petrobras, por considerar que no tuvieron derecho a la legítima defensa al no haber podido presentar sus alegatos finales después de los acusadores.

A este respecto, según Gebran Neto, en el caso del expresidente «en ningún  momento se demostró que hubiese cualquier tipo de perjuicio con la inversión del orden» de las declaraciones de los acusados, según recoge rt y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

¿Qué sigue?
Con la decisión, Lula no volvería a prisión por ahora, sin embargo, se trata de un paso más hacia una posible condena que lo podría conducir de nuevo a la cárcel.

Lula cumplía desde abril de 2018 una pena de 8 años y 10 meses de prisión por lavado de dinero y corrupción pasiva en el caso de un departamento triplex. Tras estar preso 1 año y siete meses, el 10 de noviembre, salió de la cárcel después de que STF juzgase inconstitucional la prisión en segunda instancia antes de que se agoten todos los recursos, como era su caso. Además, tiene todavía seis procesos más abiertos ante la Justicia brasileña.

Respuesta de Lula
Tras la sentencia del Tribunal Regional, el exmandatario brasileño reafirmó una vez más su inocencia.

«Ganaré cada proceso contra mí desenmascarando sus mentiras. Mi inocencia está probada en el expediente del caso. No tienen pruebas, lo que tienen es una tesis: que Lula no puede ser liberado», tuiteó el exmandatario.

Por su parte, el defensor del petista, Cristiano Zanin, dijo durante la audiencia que no existe evidencia que demuestre «que el expresidente Lula haya solicitado o recibido una ventaja indebida para practicar un acto de su asignación como presidente».

«Lula no designó directores de Petrobras y no recibió una ventaja indebida», agregó.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído