Había decapitado a 12 personas en Quintana Roo

México: El COVID-19 se carga a un capo sanguinario del cártel de Los Zetas

El coronavirus en México ya ha dejado 35,022 personas contagiadas y 3,465 fallecidos

México: El COVID-19 se carga a un capo sanguinario del cártel de Los Zetas
El Centro Federal de Reinserción Social (CEFERESO) 02 de Jalisco

El COVID-19 no distingue entre sus víctimas, pero en México algunos han agradecido que la contagiosa enfermedad haya hecho justicia contra uno de los capos más crueles.

Se trata de Moisés Escamilla «El Gordo May», líder de zona del cártel de Los Zetas, quien falleció el pasado 8 de mayo en el penal de Puente Grande por coronavirus. Desde el 6 de mayo Escamilla May presentó problemas respiratorios y un cuadro sintomático que concuerda con el del COVID-19, según aseguró el personal médico adscrito al Centro Federal de Reinserción Social (CEFERESO) número 02 del centro penitenciario de Jalisco.

El hombre que fue detenido por decapitar a 12 personas en Cancún, Quintana Roo, tenía 45 años y no tenía ningún tipo de enfermedad preexistente que comprometiera su sistema, no obstante, tenía sobrepeso.

Por otra parte, según información de la Secretaría de Salud de Jalisco, en dicho penal habían más de 70 casos confirmados de SARS-CoV-2, de los cuales reportan dos presos recuperados y que ya cumplieron los 21 días de aislamiento.

Pero los reos no eran los únicos afectados, las autoridades de salud también informaron que hay un custodio fallecido por COVID-19 y nueve infectados más, uno de estos en estado grave y se encuentra conectado a un ventilador mecánico en la clínica 110 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Pese a que las autoridades de seguridad y de salud implementaron mecanismos de bioseguridad en el penal desde el 22 de marzo, la enfermedad se manifestó el 27 de abril.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es uno de los mandatarios que más reacio se ha mostrado para tomar medidas contra el coronavirus, sin embargo ,en este el gobernador Enrique Alfaro ha sido de los que tomó medidas más drásticas en el país azteca. Por ejemplo, en el penal ya estaban prohibidas las visitas familiares desde antes que se declarara la Fase 2 de la contingencia.

El control fue tal dentro de la población del penal que cuando el primer custodio resultó muerto, ya se tenía conocimiento de que el brote inicial de coronavirus fue de 28 internos asintomáticos. No obstante, la enfermedad ya alcanzó al personal administrativo.

Hasta ahora, el saldo del coronavirus en México es de 35,022 casos registrados desde el 27 de febrero y 3,465 muertes, según el último reporte de la Secretaría de Salud (SSa), anunciado este 10 de mayo durante la conferencia vespertina en Palacio Nacional.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído