Blanca Estela Peña García sufrió en carne propia el poder del capo

Un secuestro y dos hijos: el alto precio que tuvo que pagar la mujer que despreció a «El Chapo» Guzmán

El relato del periodista Gerardo Reyes en un reportaje para la cadena Univision

Un secuestro y dos hijos: el alto precio que tuvo que pagar la mujer que despreció a "El Chapo" Guzmán
El Chapo y Blanca Estela Peña García

El poder de Joaquín Guzmán Loera, conocido como «El Chapo» no solo se conocía por su trabajo en el cártel de Sinaloa. También por su forma abordar a las mujeres ante esa «necesidad de compañía femenina» detectada incluso por los investigadores que organizaron su captura a mediados de 2015 en Mazatlan.

Este poder ejercido por el capo fue sufrido por Blanca Estela Peña García, una trabajadora de un banco en Compostela, en el estado de Nayarit.

La mujer conoció en una fiesta a un hombre llamado Joaquín Guzmán, quien se enamoró de ella con solo verla, pero ella no había entendido desde el primero momento que esa fiesta ya había cambiado su vida.

Al narcotraficante no le agradó que la mujer lo rechazara desde el primer momento, pues la mujer conocía quien era y el tipo de negocios a que se dedicaba.

Ese primer rechazo, según relató el periodista Gerardo Reyes en un reportaje de la cadena Univision, no fue suficiente para desalentar a Guzmán Loera, que no estaba acostumbrado a que las mujeres lo rechazaran.

En ese documento de inteligencia elaborado antes de su captura en Mazatlán, los investigadores describieron que, además de esa «necesidad de compañía femenina» de ‘El Chapo’, también estaba el «afecto a las comodidades» y sus «gustos por las fiestas».

Con esa necesidad se propuso conquistar a Estela, pero fue rechazado una y otra vez, de acuerdo con documentos del gabinete de seguridad consultados por la cadena estadounidense.

En un intento desesperado, «El Chapo» le lanzó desde un avión cientos de flores, lo que sólo aumentó los intentos de la mujer por alejarse, ya que no quería involucrarse con un criminal.

Guzmán Loera tenía entonces 30 años y no aceptaría el no como respuesta, por lo que decidió secuestrarla y obligarla a tener una larga relación. Ante las amenazas, Blanca aceptó estar con él por temor.

Se dice que no tuvieron hijos, aunque el reporte de seguridad señala que de esa relación nacieron dos hijos: Estela Desiree y un varón, ambos llevan el apellido del narcotraficante.

Las autoridades investigaron a la pareja para saber su papel en la organización criminal, pero se determinó que ella estaba ajena a las actividades ilícitas de Guzmán Loera.

A pesar de todos los intentos por conquistarla, el narcotraficante perdió el interés en la relación y dejó que la mujer se fuera junto con sus dos hijos.

A partir de entonces Blanca Estela se ha mantenido en el anonimato y alejada de los negocios del cártel de Sinaloa, sin embargo, durante el tiempo que el narcotraficante estuvo libre, la mujer habría estado recibiendo una pensión.

Según informes del Departamento de Inteligencia del Gobierno Federal, además de tres matrimonios, el narcotraficante por lo menos ha mantenido relación con otras cuatro mujeres quienes han sido sus amantes.

«El Chapo» tiene entre 15 y 23 hijos con todas estas mujeres, sin contar a Rosa Isela, la supuesta hija de Guzmán Loera que procreó con una maestra con la cual se involucró a finales de los años setenta en Guadalajara, Jalisco según las investigaciones realizadas por este departamento. Sin embargo, Guzmán Loera siempre ha negado su paternidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído