La tasa de muertes a manos de las fuerzas del orden en el país latino se ha multiplicado en los últimos años

George Floyd: el país latinoamericano donde la policía mata más negros que EEUU, pero el mundo les ignora

En Brasil, casi ocho de cada 10 las víctimas fatales de la policía brasileña son afrodescendientes

George Floyd: el país latinoamericano donde la policía mata más negros que EEUU, pero el mundo les ignora
Policía de Brasil PD

La muerte de George Floyd al momento de su arresto en Minneapolis (EEUU) volvió a poner de manifiesto el grave problema del racismo y la brutalidad policial.

Unas tres personas mueren a manos de los agentes todos los días y las posibilidades de perder la vida de esa manera aumentan significativamente si se tiene la piel negra.

A pesar de las preocupantes cifras norteamericanas y la indignación mundial por el caso de George Floyd, existe un país latinoamericano donde la policía mata a muchos más afrodescendientes: Brasil.

Según un análisis del Foro Brasileño de Seguridad Pública, casi ocho de cada 10 las víctimas fatales de la policía brasileña son afrodescendientes.

«Aunque representan el 55% de la población brasileña, los negros son el 75,4% de los muertos a manos de la policía», se lee en la edición de 2019 de su Anuario Brasileño de Seguridad Pública.

Y como la policía brasileña mata a muchas más personas que la de EEUU, unas 18 al día, el 10,8% de todos los homicidios del país- la diferencia en números absolutos también es notable.

«La policía en Brasil es mucho más letal. En EEUU la policía es responsable de unas 1.000 muertes por año y en Brasil de más de 6.000»,  advierte Antonio Almeida, del Observatorio de la Criminalización de la Pobreza y los Movimientos Sociales de la Universidad de Sao Paulo.

En 2014, el promedio de muertes diarias a manos de la policía era de seis, y cuatro años más tarde ya había subido a 18.

En Brasil, la mayor parte de policías muertos en servicio también son afrodescendientes -el 51% de los fallecidos 2017 y 2018, siempre según el FBSP- , a pesar de constituir únicamente el 31% de la fuerza.

Y los riesgos para los jóvenes negros no se imitan a las situaciones en las que interviene la policía.

Un estudio realizado en 2017 en Rio de Janeiro -el estado con los mayores índices de violencia Brasil- encontró que a los 21 años de edad, cuando el riesgo de ser víctima de homicidio está en su punto más alto, un joven negro tiene 147% más de posibilidades de ser asesinado que los jóvenes brasileños de otras razas.

De ahí que más allá de la responsabilidad de la policía o no, algunos expertos prefieren llamar la atención sobre lo que califican de verdadero «genocidio de la juventud negra» en el país sudamericano.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído