El cuerpo del ex secretario de la corrupta vicepresidenta presentaba golpes y una herida en el cuello

Asesinan a Fabián Gutiérrez, el testigo protegido que aceptó hablar y señaló a Cristina Kirchner en una corrupción millonaria

Reveló que a la ex presidente la llamaban “la loca” o “la yegua”, indicó cuánto dinero gastaba Cristina Kirchner en compras cuando salía en viajes oficiales y cómo terminó renunciando porque la ex Presidenta lo increpó por haber ido al baño

Asesinan a Fabián Gutiérrez, el testigo protegido que aceptó hablar y señaló a Cristina Kirchner en una corrupción millonaria
Fabián Gutiérrez. PD

El antiguo secretario privado de la vicepresidenta Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, Fabián Gutiérrez, ha sido hallado muerto tras más de 24 horas de intensa búsqueda. Hay cuatro detenciones y una confesión.

El cuerpo fue localizado en una de las viviendas registradas este 4 de julio de 2020 en El Calafate, provincia de Santa Cruz.

Su cuerpo estaba enterrado y el juez habló de una hipótesis de «crimen extorsivo, pasional», aunque las sospechas de crimen ‘político’ se han disparado, porque Gutiérrez se había presentado como arrepentido en la causa de los cuadernos de la corrupción que afecta a la millonaria vicepresidenta.

El caso abre un sinfín de interrogantes e hipótesis.

El cadáver del ex funcionario fue trasladado desde esta ciudad turística hasta la morgue de Río gallegos, capital de Santa Cruz, para que próximamente el equipo forense le realice la autopsia correspondiente.

Las primeras precisiones las entregó Carlos Narvarte, juez que investiga el asesinato, quien reveló que el cuerpo de Gutiérrez, sin vida bajo tierra en una casa situada en el barrio Aeropuerto Viejo, estaba “envuelto en una sábana con un golpe en la cabeza y con heridas de arma blanca”.

En sus declaraciones, el magistrado también se anticipó ante una de las sospechas entregadas: “No tiene nada que ver con una cuestión política”.

Navarte entregó tal afirmación debido a que Gutiérrez declaró como “imputado colaborador” en la causa de los Cuadernos, en donde reveló que a la ex presidente la llamaban “la loca” o “la yegua”.

También indicó cuánto dinero gastaba Cristina Kirchner en compras cuando salía en viajes oficiales, cómo terminó renunciando porque la ex Presidenta lo increpó por haber ido al baño y por qué el por entonces ministro de Planificación Julio De Vido “la odiaba”.

Gutiérrez fue secretario de Presidencia entre mayo de 2003 y mayo de 2005 y luego secretario adjunto entre diciembre de 2007 y enero de 2010. Pero siguió muy cerca de Cristina Kirchner. ¿Cómo llegó a la causa de los Cuadernos? Por la denuncia de José López, ex secretario de Obras Públicas, quien lo señaló como la persona que dio la orden de esconder los bolsos con los millones de dólares en el convento de General Rodríguez.

“Mi abuela era un cuadro dentro del Partido Justicialista. A raíz de esto es que Néstor Kirchner me lleva a militar. Y luego a trabajar en la gobernación. Con la campaña presidencial del 2003 paso a trabajar en la casa de Santa Cruz en Buenos Aires con Valerio Martínez, Daniel Muñoz y Miriam Quiroga. Trabajábamos para la campaña. Una vez ganadas las elecciones, pasé a desempeñar el cargo de secretario adjunto al presidente”, declaró Gutiérrez en la causa.

El homicidio del hombre de 46 años tiene, por estas horas, a cuatro detenidos. Infobae supo que Facundo Zaeta (19) -el menor-, su hermano y otros dos jóvenes, Maximiliano y Fabián Gómez (también hermanos), se quebraron y confesaron los hechos ante el juez.

En El Calafate, una localidad de poco más de 25.000 habitantes a partir del boom turístico iniciado a principios de siglo pero que en los 90 apenas si superaba los 3.000 habitantes, todos se conocen. Los apellidos Gómez y Zaeta están estrecha y notoriamiente vinculados a la historia de la localidad.

“Estuvimos levantando las evidencias. Por lo menos la impresión que a mí me dio y que nos dio a todos los que estuvimos en el lugar, es que hubo violencia ahí porque hay sangre, hay rastros y eso indica que seguramente hubo un hecho ilícito que hay que demostrar”, señaló Narvarte.

El magistrado manifestó que, durante el allanamiento, encontraron pedazos de precintos. El cuerpo de Gutiérrez presentaba golpes en varios lugares, principalmente en su cabeza, y un notorio corte en el cuello, herida que habría provocado las manchas de sangre que se cotejaron en su casa.

“Por el peso del cuerpo y el lugar donde estaba enterrado, suponemos que participó más de una persona. Estamos muy cerca de esclarecer el hecho”, añadió Narvarte. Y sostuvo que entre el fallecido y los acusados “había una relación sentimental muy profunda”.

Los golpes presentados, junto a los precintos cortados, permiten suponer que quienes participaron del crimen amedrentaron contra el físico de Gutiérrez para obtener información.

El juez habló de un crimen “pasional-extorsivo”. “Estamos frente a un caso inédito por la edad de los chicos que presuntamente participaron del hecho. Eso es muy llamativo. Había aparentemente una amistad más profunda entre uno de los detenidos y Gutiérrez”, reiteró el juez.

Y agregó: “Hablamos de un homicidio agravado pero la calificación la voy analizar más adelante. Estamos hablando de una condena a prisión perpetua. Estimamos que lo trajeron hasta acá sin vida. Hay una persona que tiene lesiones en su cuerpo y ahora tenemos que determinar si son compatibles con una lucha”.

Según Narvarte, los sospechosos no presentan una condición de vulnerabilidad económica y cuentan con abogados particulares para defenderse. “De los elementos evaluados en la causa se creería que fue un delito hecho por personas desorganizadas”, puntualizó.

El magistrado llegó a estas conclusiones luego de recibir el proceder de los implicados en el crimen de Gutiérrez. Todos llegaron al mismo tiempo a su casa de El Calafate, aunque el encuentro estaba estipulado únicamente con Facundo Zaeta, principal sospechoso del crimen. Desde la investigación reiteraron que la principal hipótesis es la mencionada: lo mataron en su casa y trasladaron el cuerpo.

Luego de su muerte, su teléfono celular fue descartado, aunque no de la manera correcta, ya que fue uno de los elementos que sirvió para encontrar al ex secretario. La torpeza también está centrada en otro accionar de los presuntos asesinos: el regreso a su casa para maquillar la escena del crimen con una limpieza difusa e improlija.

La fiscal que investiga el asesinato es Natalia Mercado, hija de la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, y por ende sobrina de la actual vicepresidente. Desde la oposición destacaron la gravedad institucional que implica la muerte de un testigo que declaró como arrepentido en contra de la ex presidenta y también exigieron que la fiscal Mercado sea apartada de la causa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído