El tirano se pone la Sputnik rusa, junto a su mujer, delante de ancianos y pacientes vulnerables a los que no se les ha dado ni fecha

El dictador Maduro se salta la cola y se vacuna el primero contra el coronavirus en la Venezuela chavista

En el infierno de los amigos de Podemos y PSOE los dirigentes chavistas son los primeros en vacunarse y además no lo ocultan

El dictador Maduro se salta la cola y se vacuna el primero contra el coronavirus en la Venezuela chavista
Nicolás Maduro. PD

Es otra muestra más del espanto que rige en esa Venezuela chavista que financiaba a Pablo Iglesias y sus compinches.

El tirano Nicolás maduro se pone la Sputnik rusa, junto a su mujer, delante de ancianos y pacientes vulnerables a los que no se les ha dado ni fecha.

Y no pasa nada nada, porque jueces, prensa, policía y militares, están controlados por el dictador. En Venezuela no ha estallado un «vacunagate» criollo, como sí ha sucedido en Argentina, Perú y Ecuador, al conocerse que dirigentes políticos y personajes cercanos al poder se habían saltado su turno para vacunarse.

En ese infierno los dirigentes chavistas están entre los primeros en vacunarse y además no lo ocultan. Hasta hacen gala, siguiendo el ejemplo de Maduro, quien se aplicó este 6 de marzo de 2021 su primera dosis de la vacuna rusa Sputnik-V junto con su esposa, la diputada Cilia Flores.

«Me dolió, primera dosis. Estoy vacunado. Vamos con el favor de dios y la ciencia rusa», dijo muy festivo el sátrapa, tras recibir la vacuna, puntualizando que la inyección no le había servido para aprender a hablar ruso.

 “Rusia va a garantizar todas las vacunas para el pueblo de Venezuela”.

«No siento skalosky ni fiebrosky», intentó bromear el jefe revolucionario simulando acento ruso, antes de asegurar:

«ya llevamos un 60% de las vacunas rusas y el lunes arrancamos con las chinas. Tengo mucha fe en la combinación rusa, china y cubana. A nivel mundial todos los estudios dicen que la vacuna rusa es una vacuna de gran poder para generar inmunidad», aseguró Maduro, quien aprovechó para repetir que «nosotros tenemos que parir para comprar vacunas porque nos tienen secuestrado todo el dinero del mundo».

También señaló que logró un acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud para que les permitieran acceso a US$ 300 millones correspondientes al oro que tiene paralizado producto –según Maduro– de las sanciones en el Banco de Inglaterra, pero que aún no se lo han entregado.

Después de las elecciones presidenciales de mayo de 2018, cuestionadas por la comunidad internacional, Inglaterra desconoció a Maduro y en su lugar reconoció al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. Actualmente está en revisión quien mantendría la custodia del oro venezolano en Inglaterra.

La pareja presidencial figura entre los privilegiados en Venezuela que ya comienzan a estar inmunizados. Tanto Maduro como Flores han pasado por delante de parte del personal médico y sanitario, que según los datos de la oposición y del Observatorio Monitor Salud no ha sido vacunado al 100%. De hecho, durante la semana se realizaron distintas protestas en demanda de las vacunas.

El operativo para vacunar a los parlamentarios chavistas y su personal en el Palacio Federal Legislativo la semana pasada provocó la repulsa de médicos y de la oposición. Además de diputados y dirigentes chavistas, también grupos de militares se han beneficiado de la vacunación, con la excusa presidencial de que están trabajando en las calles. Ni los mayores ni los enfermos vulnerables al coronavirus fueron incluidos por decisión política.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído