Los narcoterroristas colombianos han herido también a 34 soldados

Venezuela: ya son 8 los militares sacrificados por Maduro en su guerra contra el sector disidente de las FARC

El dictador bolivariano intenta reforzar al grupo narcoguerrillero más afín al chavismo y por eso ataca al otro

Venezuela: ya son 8 los militares sacrificados por Maduro en su guerra contra el sector disidente de las FARC
Los chavistas Diosdado Cabello, Nicolás Maduro y Vladimir Padrino López. PD

Es todo pringoso y huele a cocaína, que es al final el material lo que engrasa al régimen chavista y determina las sucias relaciones del dictador Maduro y sus compinches con los narcoguerrilleros de las FARC.

Diosdado Cabello, Nicolás Maduro y el ministro de Defensa Vladimir Padrino López, son acusados por la Justicia de Estados Unidos de conspirar con las FARC, para financiarse todos con cargamentos de droga enviados desde Colombia a través de Venezuela.

Los tres enfrentan cargos por narcoterrorismo, narcotráfico y tráfico de armas, en un esquema diseñado inicialmente en el 2006 para ayudar a las FARC y que parece seguir plenamente vigente, para beneficio de Maduro y compinches.

El problema es que las FARC tiene diversas facciones y los chavistas tienen favoritos, a lo que están obligados a ayudar, debilitando a sus rivales.

Ocho militares venezolanos han muerto desde que comenzaron hace dos semanas las operaciones de la Fuerza Armada de ese país contra grupos armados de la siniestra guerrilla en la frontera con Colombia.

Lo ha revelado este 5 de abril de 2021 el ministro de Defensa de la dictadura chavista, Vladimir Padrino López:

“Hasta el presente se han dado nueve bajas de estos grupos terroristas y, lamentablemente, hemos sufrido la pérdida de ocho compañeros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, así como también 34 heridos, que han recibido asistencia médica”.

Las fuerzas armadas venezolanas reportan enfrentamientos con grupos irregulares colombianos en el estado fronterizo de Apure (oeste) desde el 21 de marzo, forzando además el desplazamiento de miles de civiles hacia Colombia.

El dictador venezolano Nicolás Maduro denunció el domingo que estos grupos, que vincula a su par colombiano Iván Duque, plantaron además minas antipersonales en territorio venezolano, que han contribuido a las bajas militares.

Anunció, además, que el régimen chavista pediría a Naciones Unidas “inmediata ayuda” para “desactivar los campos minados”.

Según Padrino, se han “desactivado 16 dispositivos explosivos” en las cercanías de la población de La Victoria, en Apure, epicentro del conflicto.

Las autoridades venezolanas evitan normalmente identificar a los grupos irregulares, más allá de llamarlos terroristas o vincularlos al narcotráfico y a Duque. No obstante, el dictador venezolano reconoció la posibilidad de que disidentes de la disuelta guerrilla de las FARC puedan estar detrás de estos enfrentamientos.

También varias asociaciones con miembros en la zona han confirmado que se trata de disidentes de las FARC.

Padrino comentó que, por orden de Maduro, se ha activado una “zona operativa de defensa integral temporal especial” en el área, que estará comandada por el general de división Alejando Javier Benitez Marcano con “un estado mayor de coordinación”.

También activaron una brigada integral, denominada Negro Primero, bajo el mando del general Wilfredo Alexander Medrano, “a quien se le asignarán las unidades militares y equipos que sean necesarios”.

Asimismo, el ministro de Defensa explicó que Maduro “ha ordenado medidas extraordinarias”, que incluyen la conformación de “una zona de seguridad en los municipios Páez, Muñoz y Romulo Gallegos”, todos ellos en Apure y en donde se han desarrollado la mayoría de los combates.

Como parte de esas mediadas, el Comando Estratégico Operacional de la FANB diseñará y ejecutará “planes especiales de seguridad pública que hagan frente a las acciones desestabilizadoras” que atenten contra la paz, la seguridad personal y “el resguardo de instalaciones y bienes públicos y privados” para “garantizar el orden interno, la paz ciudadana y los derechos humanos”.

Asimismo, comentó que ese comando, a través de la zona operativa de defensa integral de Apure y conjuntamente con las autoridades civiles, regionales y municipales, “a los fines de resguardar los derechos humanos”, establecerán restricciones y horarios para el tránsito.

Del mismo modo, impondrán “restricciones de horarios para funcionamiento de lugares públicos y privados”, además de poner en marcha medidas de control de seguridad “para garantizar los servicios públicos y la paz ciudadana”.

Finalmente, Padrino aclaró que los militares desplegados en la zona “podrán realizar inspección en propiedades muebles e inmuebles de conformidad a las leyes y reglamentos vigentes”, así como “desalojar ocupaciones ilegales de bienes públicos que afecten a la seguridad y defensa de la nación”.

También advirtió que las unidades militares “intervendrán para restablecer el libre tránsito en zonas urbanas o rurales en caso de que este sea interrumpido”, además de poner en marcha “otras acciones que garanticen el libre desenvolvimiento y la paz en la región”.

Ambos países, con una frontera común de 2.200 km, rompieron relaciones después de que el gobierno de Duque reconociera al opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela en enero de 2019, tras las fraudulentas elecciones que se adjudicó Maduro en 2018.

Aunque Guaidó es reconocido como mandatario interino por medio centenar de países, con Estados Unidos a la cabeza, Maduro mantiene el control del poder con apoyo de la Fuerza Armada Nacional.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído