Los empleados muertos son de origen nepalí y afgano

Al menos 13 muertos en el asalto talibán a un centro de la ONU en Kabul

Un misil explotó en un lujoso hotel cercano a la residencia presidencial

El ataque ha coincidido con el lanzamiento de dos proyectiles contra el lujoso y céntrico hotel Serena

Al menos 13 personas, entre ellas seis funcionarios de la ONU, han muerto este miércoles en el transcurso de un asalto talibán contra una casa de huéspedes de la ONU, situada en el centro de Kabul, informaron distintas fuentes oficiales.

El ataque ha coincidido con el lanzamiento de dos proyectiles contra el lujoso y céntrico hotel Serena, que causaron algunos daños, según divulgó el Ministerio de Interior en un comunicado en el que dijo no disponer de información sobre posibles víctimas.

Tras un combate con los asaltantes, las fuerzas de seguridad afganas se han hecho con el control de la situación en la casa de huéspedes, situada en la céntrica barriada de Sherpur, en las cercanías de varias embajadas, dijo una fuente policial.

«Trágicamente, han perdido la vida cuatro funcionarios internacionales de la ONU. Y sabemos que hay varios heridos cuando intentaban escapar», dijo el portavoz de la misión de la ONU en Afganistán (UNAMA), Aleem Siddiqui.

LOS FALLECIDOS, DE ORIGEN NEPALÍ

La cadena ‘Tolo TV’ aseguró que los cuatro muertos son nepalíes y que también han fallecido en el asalto dos empleados afganos de la ONU y un guarda de la casa de huéspedes.

El asalto comenzó a las siete de la mañana según el horario local (02.30 GMT), cuando la residencia aprobada por la UNAMA para que se alojen sus empleados fue objeto del ataque de un comando armado que provocó una primera explosión, comentó Siddiqui.

De acuerdo con la versión policial, el comando, compuesto por cinco asaltantes, acabó con la vida del vigilante de la entrada y más tarde penetró en el edificio, tras lo cual comenzó un tiroteo con las fuerzas de seguridad.

El portavoz de Interior, Zemarai Bashary, precisó que sus fuerzas acabaron con la vida de tres de los asaltantes y arrestaron a otros dos, aunque momentos antes la Policía había elevado a cuatro las bajas insurgentes.

REIVINDICACIÓN DE LOS ATAQUES

Los talibanes ya han reivindicado el ataque por boca de su portavoz Zabiullah Mujahid, quien aseguró por teléfono que sus hombres -cinco, confirmó- entraron en la residencia equipados con chalecos cargados de explosivos.

En la capital se escucharon desde primeras horas de la mañana disparos de armas automáticas, y los canales de televisión mostraron una intensa humareda que se elevaba procedente de la zona en la que se encuentra la residencia.

El pasado sábado, los talibanes instaron a la población a boicotear la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Afganistán -prevista para el 7 de noviembre- y amenazaron con emprender una ola de violencia como la que ya protagonizaron en la primera ronda.

Los ataques contra la residencia de la UNAMA y el hotel Serena no hacen sino refrendar que los insurgentes cuentan con una infraestructura en la capital que les permite llevar a cabo audaces acciones contra el Gobierno y las tropas y agencias extranjeras.

El Serena ya fue objeto del ataque de un comando insurgente en enero del año 2008.

SANGRIENTA SEGUNDA VUELTA ELECTORAL

Unos fortalecidos talibanes han prometido realizar ataques antes de la segunda vuelta de la elección presidencial de Afganistán, prevista para el 7 de noviembre.

Ocho soldados estadounidenses murieron en el sur de Afganistán el martes, dijo la alianza liderada por la OTAN, en el mes más letal para las fuerzas de Estados Unidos desde el comienzo de la guerra hace ocho años.

El aumento de la violencia ocurre mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, evalúa sus opciones sobre si enviar o no soldados adicionales a luchar contra la insurgencia de los talibanes en Afganistán, la que se encuentra en su punto más alto desde el 2001.

Antes de esa decisión, el diario New York Times informó que el hermano del presidente afgano, Hamid Karzai, ha estado recibiendo pagos regulares de la CIA y era sospechoso de estar involucrado en el tráfico de opio. Ahmed Wali Karzai fue citado negando las informaciones y la CIA no confirmó ni rechazó los reportados pagos. «Ninguna organización de inteligencia que merezca ese nombre se involucraría alguna vez en esa clase de acusaciones», dijo un portavoz de la CIA a Reuters.

Karzai accedió la semana pasada a participar en una segunda vuelta electoral bajo fuertes presiones internacionales, después de que una investigación sobre fraude liderada por la ONU anuló miles de votos emitidos a su favor en el sufragio del 20 de agosto. (Agencias)

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído