Los «camisas rojas» liberan a los 2 oficiales de la Policía que tenían retenidos

Los "camisas rojas" liberan a los 2 oficiales de la Policía que tenían retenidos
. Agencia EFE

Los «camisas rojas» liberaron hoy a un general y un coronel de la Policía que habían tomado como rehenes durante el asalto de las fuerzas de seguridad al hotel donde estaban los dirigentes de las protestas, uno de los cuales logró huir.

Un portavoz policial confirmó que la liberación de los rehenes se produjo tras una reunión entre los activistas y el comandante de la Policía metropolitana, general Wichai Sangpraphai, según la edición digital del periódico «The Nation».

Sangpraphai se desplazó al lugar una hora después de que Arisman Pongruangrong, uno de los líderes del Frente Unido por la Democracia y Contra la Dictadura, se descolgara con una cuerda por un balcón y escapara protegido por la multitud concentrada delante del edificio.

Otros dos dirigentes del Frente, Phayup Panket y Suporn Atthawong, se hallaban junto a Pongruangrong en el hotel SC Park cuando las fuerzas de seguridad empezaron el asedio al recinto.

Inicialmente, el Gobierno anunció la detención de los tres dirigentes de los «camisas rojas», pero según los medios locales, fueron ellos quienes obligaron a los agentes a liberar a sus jefes.

La operación para detener a los jefes de las protestas arrancó a media mañana, cuando el viceprimer ministro tailandés, Suthep Thaugsuban, afirmó en un mensaje televisado que la Policía iba a detener a un grupo de «terroristas».

El anuncio se produjo durante la primera jornada laboral tras tres días de fiesta de celebración del Songkran o Año Nuevo budista, durante el cual se calmó la movilización callejera y el Ejército aprovechó para limpiar la zona en la que el sábado se produjeron las cargas policiales y enfrentamientos que causaron 24 muertos y más de 850 heridos.

Los «camisas rojas» llevan un mes atrincherados en Bangkok para exigir al Ejecutivo que disuelva el Parlamento y convoque elecciones anticipadas.

Hace dos semanas trasladaron su centro de operaciones al corazón comercial de la capital tailandesa, donde han obligado a cerrar las tiendas de lujo de la principal zona de compras, causando pérdidas millonarias al sector turístico.

Los manifestantes están dirigidos desde el exilio por el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto por un golpe de estado en 2006 y prófugo de la justicia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído