La OTAN quiere traspasar la seguridad a los afganos de forma «irreversible»

La OTAN quiere traspasar la seguridad a los afganos de forma "irreversible"
. Agencia EFE

La OTAN acordó hoy que entregará de forma progresiva la gestión de la seguridad de los distritos del país a las autoridades afganas cuando éstas estén en condiciones de asumirla de forma «irreversible».

«La transición no sólo debe ser sostenible, sino irreversible», afirmó el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, tras una reunión de ministros de Exteriores de los países con tropas en el país asiático y del propio Afganistán.

Los ministros acordaron hoy varias «condiciones claras» para que el traspaso de la seguridad pueda comenzar durante este mismo año en los distritos de Afganistán más seguros frente a la acción de los insurgentes y terroristas.

Rasmussen no detalló esas condiciones, pero sí recalcó que la entrega del control de la seguridad en esas zonas tendrá lugar «cuando los afganos sean capaces de asumir la responsabilidad».

También insistió en que los ciudadanos afganos y los 46 países con tropas en el país asiático «quieren ver progresos visibles, y tienen razón», aunque reconoció que «no será fácil».

El proceso continuará con la conferencia internacional que se celebrará próximamente en Kabul, en la que se detallarán las modalidades de la transferencia, de forma que la cumbre aliada de noviembre pueda aprobar el comienzo de la transición a manos afganas de la zonas más seguras, detalló el responsable de la OTAN.

Rasmussen recordó que la transición será progresiva, y volvió a asegurar que «no vamos a salir corriendo».

Aún así, la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, advirtió de que el final de esa transición no supondrá que Afganistán será un país pacificado, y puso el ejemplo de Irak, donde las autoridades de Bagdad están asumiendo el control del país a pesar de que sigue habiendo violencia.

«En los próximos años habrá amenazas para la seguridad afgana, pero es un problema que afecta a muchos países», señaló Clinton, aunque dejó claro que «con suficiente formación y asesoramiento los afganos serán perfectamente capaces de defenderse por sí mismos contra los insurgentes».

De momento, la OTAN sigue buscando los 450 instructores que faltan para completar los requerimientos de este año de formación del Ejército y la policía afganos,

El objetivo es que para octubre de 2011 haya en Afganistán 171.600 policías y 134.000 soldados.

A pesar de que muchos de los países de la OTAN o de los no aliados que contribuyen a ISAF parecen reticentes a estirarse aún más tras los anuncios de refuerzos realizados en diciembre y enero pasados, Clinton se mostró «convencida» de cubrir ese requerimiento.

En la jornada de hoy, que puso fin a una reunión de dos días en la capital de Estonia, los ministros de Exteriores de la OTAN discutieron sobre las relaciones de la Alianza con Rusia, un país con el que se quiere incrementar la cooperación en materia de seguridad.

Rasmussen detalló que «todavía hay más espacio» para que Rusia se implique en Afganistán, hacia donde ya facilita el transporte de suministros no letales.

La lucha contra el terrorismo, el tráfico de drogas y la piratería son otras cuestiones en las que la OTAN espera una mayor cooperación con el Kremlin, al que Rasmussen ha pedido «olvidar la vieja retórica de la Guerra Fría».

Sin embargo, el punto más importante en que la Alianza espera una interacción con Moscú es en la creación de un sistema antimisiles que proteja a todos los países de la organización.

«Rusia puede contribuir con algunas instalaciones que pueden hacer la defensa antimisiles más eficaz y darle más cobertura», destacó Rasmussen.

Pero el mayor argumento es el político, ya que la cooperación entre la OTAN y Moscú en este proyecto «puede mejorar la seguridad europea y también la rusa», ya que los misiles de estados paria también pueden dirigidos contra el territorio ruso, según insistió el secretario general.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído