Afganistán, Corea del Norte e Irán dominaron las bilaterales de Obama

Afganistán, Corea del Norte e Irán dominaron las bilaterales de Obama
. Agencia EFE

Afganistán, Corea del Norte e Irán fueron los asuntos dominantes en las reuniones bilaterales del presidente de EE.UU., Barack Obama, con los líderes del Reino Unido, Corea del Sur y China al margen de la cumbre del G20.

El primero de los encuentros, y quizás el de carácter más cálido, fue con David Cameron, el nuevo primer ministro británico, con el que Obama se reunía por primera vez desde la llegada al poder del Gobierno de coalición en el Reino Unido el mes pasado.

Para subrayar la «relación especial» de la que hacen gala los dos países, y para conocerse un poco mejor, ambos mandatarios habían compartido helicóptero en el trayecto que les transportó desde Muskoka, donde se cerró la cumbre del G8, a Toronto, una distancia de 200 kilómetros.

Además, los dos líderes aprovecharon para saldar una deuda deportiva, unas cervezas que se habían apostado con ocasión del partido de fútbol que enfrentó a las dos selecciones en la primera fase del Mundial y que se saldó con un empate.

El presidente estadounidense incluso bromeó con el primer ministro acerca de la legendaria preferencia británica por consumir la cerveza a temperatura ambiente: «le he dicho que en EE.UU. nos tomamos la cerveza fría. La tiene que poner en la nevera antes de bebérsela, pero creo que le va parecer una maravilla», indicó Obama.

Más en serio, los dos mandatarios dedicaron la mayor parte de su conversación a Afganistán, después de la dimisión del comandante de las tropas aliadas en ese país, el general Stanley McChrystal.

El general británico Nick Parker ha quedado al cargo de las tropas de la OTAN en Afganistán de modo provisional.

«Este periodo en el que estamos va a resultar crítico», indicó Obama en declaraciones tras el encuentro.

Por su parte, el primer ministro británico, que con anterioridad había señalado que la guerra en Afganistán sería su gran prioridad, pero también ha asegurado que el Reino Unido no podría permanecer en ese país cinco años más, agregó: «vamos a hacer todo lo que podamos para tener éxito este año».

El Reino Unido cuenta con cerca de 10.000 militares en Afganistán.

«Estamos convencidos de que contamos con la estrategia adecuada para dar al Gobierno afgano el tiempo y el espacio necesarios para asentarse durante los próximos meses y años», consideró Obama.

Los dos mandatarios abordaron también el vertido de petróleo en el Golfo de México, aunque no lo mencionaron en sus declaraciones.

Según el director de Comunicaciones del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca, Ben Rhodes, ambos «se mostraron de acuerdo en que BP tiene la obligación de restañar el vertido y pagar compensaciones» a los afectados.

La propuesta presupuestaria de Cameron, que incluye importantes recortes fiscales para contener el déficit, y la necesidad de que se cumplan las nuevas sanciones de la ONU contra el programa nuclear iraní completaron los asuntos abordados.

El programa nuclear iraní formó parte también del diálogo entre Obama y el presidente chino, Hu Jintao, en su sexta reunión bilateral. El estadounidense invitó a su colega a EE.UU. para una visita de Estado, que Hu aceptó, aunque sin fecha de momento.

«Queremos fortalecer la comunicación y la coordinación con el lado estadounidense en cuestiones regionales e internacionales», afirmó Hu.

Acerca de Corea del Norte, indicó el alto funcionario, Obama manifestó que no se debe tolerar el ataque de Pyongyang contra la corbeta surcoreana «Cheonan» y es necesario enviar un «mensaje claro» de la comunidad internacional, para lo cual pidió el apoyo de la República Popular.

El presidente estadounidense pidió también la colaboración china para hacer cumplir las sanciones contra Irán.

Los dos mandatarios abordaron también la decisión china de permitir una flexibilización de la cotización del yuan, que EE.UU. considera se mantiene artificialmente devaluado.

En la reunión con el presidente surcoreano, Lee Myung Bak, Obama abordó igualmente el ataque contra el «Cheonan», así como el Tratado de Libre Comercio pendiente de ratificación entre los dos países.

Obama explicó a Lee que ha ordenado a su representante de Comercio Exterior, Ron Kirk, que se reúna con las autoridades surcoreanas de modo que los asuntos pendientes en ese tratado puedan quedar resueltos antes de noviembre, cuando Corea del Sur acogerá la próxima cumbre del G20.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído