El vertido en un río del noreste de China amenaza con llegar a Rusia

El vertido en un río del noreste de China amenaza con llegar a Rusia
Basura en el mar. EFE

Las autoridades del noreste de China reconocieron hoy que el vertido químico de 7.000 barriles en el río Songhua en la provincia de Jilin ha llegado hasta la vecina Heilongjiang, en la frontera con Rusia, informó hoy la prensa china.

En declaraciones recogidas por la agencia oficial de noticias Xinhua, Du Jiahao, vicegobernador de Heilongjiang, señaló que las muestras de agua del río Songhua analizadas demuestran que existe contaminación por vertidos químicos, a pesar de que las autoridades de Jilin aseguraron que el vertido era mínimo e inocuo.

Conocido también por su nombre manchú, Sungari («Río Blanco»), y principal afluente del río Amur, que divide la frontera entre China y Rusia, las aguas afectadas del río Songhua llegaron a la vecina provincia de Heilongjiang en la tarde de ayer, aseguró Du desde el puerto fluvial de Guqia, en el límite entre ambas provincias.

El vertido de los barriles, con 170 kilogramos cada uno del químico inflamable y altamente tóxico hexametil disiloxano, ha sido hallado en los análisis practicados al Songhua a su paso por Heilongjiang.

Estos informes contradicen los facilitados el viernes por las autoridades de Jilin, a las que se acusa de haber ocultado el vertido durante al menos dos días, y que aseguraron que éste era «insignificante» y que no suponía peligro alguno.

Cientos de soldados consiguieron ayer recuperar 5.000 barriles y frenar además doce dragas de 12 toneladas cada una que eran arrastradas por la corriente de forma descontrolada en dirección a la presa de Fengman, cuya rotura habría puesto en peligro la vida de millones de personas.

Sin embargo, informa hoy el diario «South China Morning Post», las autoridades han reconocido que no han podido frenar la entrada del vertido químico en Heilongjiang, desde donde puede llegar hasta Rusia cuando las aguas contaminadas del Songhua desemboquen en el Amur.

El rotativo asegura, citando fuentes oficiales, que del total de barriles vertidos, 3.000 contenían trimetilsilil clorado, un disolvente altamente corrosivo y tóxico.

No es la primera vez que las catástrofes ecológicas que sufre China debido a una industrialización descontrolada afecta a países vecinos, ya que el Songhua fue el escenario de otro vertido químico que llegó hasta Rusia en 2005, con un grave daño para el ecosistema.

El vertido se produce debido a las inundaciones que sufre Jilin, las peores en cien años, con 37 muertos, 35 desaparecidos y más de 364.000 evacuados.

La provincia pertenece al «cinturón industrial» del noreste chino (las provincias del «Dongbei»: Heilongjiang, Jilin y Liaoning), una de las áreas más contaminadas del país, por lo que cualquier desastre meteorológico se torna fácilmente en otro ecológico.

El mes pasado, una explosión en dos oleoductos del puerto de Dalian, en Liaoning, produjo un vertido de petróleo de 90.000 toneladas de crudo, 60 veces más que la cifra de 1.500 toneladas reconocida oficialmente por el Gobierno chino, según informó el viernes la organización ecologista Greenpeace.

El vertido fue a parar al mar de Bohai, el más contaminado de toda China.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído