Los fallecidos en la explosión eran expertos y habían participado en varias misiones

Los cinco miembros de las Fuerzas Armadas que perdieron esta jueves la vida en un accidente durante un ejercicio de desactivación de explosivos en la Academia Militar de Ingenieros, eran expertos que ya habían participado en varias misiones.

Junto a ellos, sufrieron heridas otros tres infantes de Marina de la Armada, dos de ellos de gravedad, que se encuentran hospitalizados. Según informa el Ministerio de Defensa, los tres fallecidos del Ejército de Tierra pertenecían a la la Brigada Acorazada número XII con sede en El Goloso (Madrid).

Sergio Valdepeñas Martín Buitrago, sargento primero, nació el 8 de enero de 1976 en Madrid. Estaba soltero y había estado destinado en misiones internacionales como ISAF (Afganistán), Unifil (Líbano), Bosnia y Herzegovina y Kosovo, al igual que Mario Hernández, sargento que nació en Madrid el 10 de octubre de 1977. También soltero, había estado en Kosovo, ISAF (Afganistán) y Bosnia.

Miguel Ángel Díaz Ruiz, era cabo y había nacido en Salamanca el 12 de abril de 1985. Estaba soltero. Con casi 23 años ya había estado destinado en UNIFIL (Líbano) y Kosovo.

Según informa la Armada, los otros dos fallecidos pertenecían al Cuerpo de Infantería de Marina. Se trata del sargento primero Víctor M. Zamora Letelier y el cabo primero Javier Muñoz Gómez.

Ambos pertenecían al Grupo Especial de Desactivación de Explosivos (GEDE) que, junto con el resto del personal de la Fuerza Expedicionaria de Infantería de Marina Fimex LH IV, estaba concentrado en la base de El Goloso (Madrid) de cara a su próximo despliegue en el Líbano.

El Sargento 1� Zamora Letelier, nacido en Santiago de Chile en 1966 y de nacionalidad española, ingresó en la Armada en el año 1987. De reconocido prestigio entre sus mandos, compañeros y subordinados, había desarrollado la mayor parte de su vida militar en la Unidad de Operaciones Especiales de la Infantería de Marina, habiendo participado en las misiones internacionales de Bosnia y Herzegovina y Líbano.

Era padre de una hija, diplomado en operaciones especiales, zapador y especialista en desactivación de explosivos.

Por su parte, el Cabo Primero Javier Muñoz Gómez, casado y padre de una hija, nació en San Fernando (Cádiz) en 1974 e ingresó en la Armada en 1997. De carácter afable y deportista, gozaba de gran respeto y aprecio entre sus compañeros de la Compañía de Zapadores, según la Armada. En esta unidad había desarrollado la totalidad de su vida militar y participado en las misiones de Bosnia y Herzegovina, Líbano y Haití.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído