Obama abordará con Sarkozy y Cameron posibles medidas contra Libia

Obama abordará con Sarkozy y Cameron posibles medidas contra Libia
Barack Obama. EFE

El presidente de EE.UU., Barack Obama, conversará hoy con el primer ministro británico, David Cameron, y con el mandatario francés, Nicolás Sarkozy, para tratar sobre posibles medidas contra Libia, reveló hoy la Casa Blanca.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, indicó que en las respectivas conversaciones Obama abordará «las diferentes opciones» que se pueden tomar junto a sus «socios internacionales».

El portavoz expresó la esperanza de que se pueda «contar con medidas pronto».

«Estamos interesados en actuar rápidamente» acerca de Libia, pues «lo demanda» la situación actual en el país norafricano, «fluida, cambiante y peligrosa».

Actualmente, subrayó, «ninguna opción se queda fuera de la mesa», en referencia a la posibilidad de tomar medidas militares.

No obstante, «nos centramos ahora mismo en cómo podemos presionar sobre la situación a corto plazo, usar medidas con un amplio apoyo internacional para obligar a Libia a cesar sus actos contra su propio pueblo», matizó Carney.

Por su parte, en la rueda de prensa diaria del Departamento de Estado, el portavoz de este organismo, Philip Crowley, indicó que Libia «debe ser expulsada» de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, que celebrará una reunión extraordinaria el próximo lunes para tratar sobre la crisis en el país árabe.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, tiene previsto desplazarse a Ginebra para participar en esa reunión, mientras que William Burns, subsecretario del Departamento de Estado para Asuntos Políticos, efectuará una gira por capitales europeas para abordar las diversas opciones para presionar a Libia.

En una declaración el miércoles, la primera sobre el país norafricano, Obama indicó que el «baño de sangre» y el «sufrimiento» en Libia representan «un escándalo» y son «inaceptables», antes de apuntar que su Gobierno prepara «toda una gama de opciones» contra ese régimen.

Los ataques del Gobierno libio contra su propia población, aseguró, «violan no sólo las leyes, sino el sentido de la decencia más común».

El Gobierno libio, aseguró Obama, tendrá que rendir cuentas por su «fracaso» a la hora de cumplir los estándares internacionales.

La zona oriental de Libia permaneció hoy en calma y bajo el control de los llamados «consejos populares», mientras el líder libio, Muamar el Gadafi, instó de nuevo a la población a «combatir» a los «manifestantes».

Gadafi, tras dejar claro que no tiene intención de abandonar el poder, ha hecho un llamamiento hoy a la población para combatir a los rebeldes que, después de haber reforzado el control sobre una parte del país, se encuentran ya a las puertas de Trípoli.

En un mensaje telefónico retransmitido simultáneamente por las tres cadenas de televisión libias, Gadafi volvió a acusar a los contestatarios de ser «jóvenes locos y drogados, manipulados por los servicios extranjeros y que sirven a Al Qaeda y Bin Laden».

Entretanto, los sangrientos ataques contra los manifestantes prosiguen, mientras la rebelión se ha propagado al oeste y al sur del país donde nuevas ciudades han caído en las manos de los que se oponen al régimen de Trípoli.

El Gobierno estadounidense intenta evacuar a sus ciudadanos en Libia en un ferry especialmente fletado para la ocasión, con capacidad para 575 pasajeros, después de que le fuera denegado el permiso para enviar aviones.

El ferry no ha podido partir hoy debido al mal tiempo en la costa libia.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído